Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Reyes, sin cabalgata, adoraron al Niño en la plaza de la Catedral antes del reparto los regalos

Sus Majestades recibieron las cartas de ocho mil pequeños ovetenses durante las recepciones que se celebraron en el Calatrava y en la zona rural del municipio

Melchor, Gaspar y Baltasar, a su llegada a la plaza de la Catedral. | |  JULIÁN RUS

Melchor, Gaspar y Baltasar, a su llegada a la plaza de la Catedral. | | JULIÁN RUS

Los Reyes Magos han emprendido ya el viaje de regreso a Oriente tras una noche de incesante reparto de regalos por todo Oviedo. Antes de ponerse a esa labor, Gaspar, Melchor y Baltasar, que este año no pudieron recorrer en cabalgata las calles de la ciudad por culpa del coronavirus, acudieron a la plaza de la Catedral para participar en la ceremonia de la Adoración al Niño Jesús, recuperada por el gobierno municipal que comparten el PP y Ciudadanos.

Sus Majestades, junto a parte de su colorido séquito, estuvieron acompañados por el regidor, Alfredo Canteli; el primer teniente de Alcalde, Nacho Cuesta, y otros miembros de la Corporación municipal. También acudió el deán de la Catedral, Benito Gallego.

Las restricciones impuestas por el coronavirus, así como el temporal que azota a Asturias desde hace varios días, impidieron que el acto fuera tan multitudinario como el del año pasado. Sin embargo, ni los Reyes Magos ni los responsables municipales quisieron faltar a la cita ante el Nacimiento. Gaspar, Melchor y Baltasar fueron ovacionados por unas decenas de niños que a esa hora estaban en el mercadillo navideño instalado en la plaza de la Catedral y Porlier. Sus Majestades abandonaron el lugar con presteza y sin hacer declaraciones para iniciar cuanto antes el reparto nocturno de obsequios. En todo caso, ya habían dejado claro el pasado lunes, nada más llegar a la ciudad, que habían traído regalos para todos los niños ovetenses en reconocimiento a su “gran comportamiento” en un año que tampoco ha sido fácil para ellos.

Público del mercado de Navidad, concentrado ayer para ver la adoración de los Reyes en el belén de la plaza de la Catedral. | Julián Rus

Alfredo Canteli y la concejala de Festejos, Covadonga Díaz, asistieron por la mañana a una de las recepciones que ofrecieron ayer y el lunes Sus Majestades en el Palacio de Exposiciones y Congresos del Calatrava. El regidor quiso agradecer a los asistentes el “cumplimiento estricto de las medidas de seguridad e higiene establecidas” para que “este encuentro tan mágico” pudiera celebrarse con “plena seguridad”. También aprovechó su visita el Alcalde para recordar a los Reyes Magos los deseos que ha escrito en su carta: “Salud para todos los vecinos y la recuperación económica”. Canteli ensalzó la labor desarrollada por Covadonga Díaz y su equipo en el Calatrava. “Es el escenario ideal para este tipo de recepciones, por lo que la experiencia se repetirá”, avanzó.

La concejala Covadonga Díaz y Canteli, ayer por la mañana, en la recepción de los Reyes en el Palacio de Congresos. | LNE

Según la concejala de Festejos, unos 8.000 niños ovetenses han podido ver a los Reyes en las recepciones que organizó el Ayuntamiento una vez que quedó claro que las restricciones sanitarias a cuenta del virus impedían celebrar la tradicional cabalgata. Del total de pequeños que pasaron a saludar a Sus Majestades, 5.500 entregaron sus cartas en el Calatrava. Otros 2.500 lo hicieron en las recepciones programadas en distintas zonas rurales del concejo.

La magia de los Reyes puede con todo. Con la pandemia y con el temporal. En Oviedo ha quedado bien claro.

Compartir el artículo

stats