El Vivero de Ciencias de la Salud es la incubadora empresarial de esa “milla de la bata blanca” que se está generando en el entorno del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y que tanto el Ayuntamiento de Oviedo como el Principado esperan ir ampliando en los próximos años a escenarios como el recinto de la antigua fábrica de armas de La Vega. Las instalaciones de La Corredoria están ocupadas por pequeñas pero pujantes compañías de base tecnológica que han surgido de potentes grupos de investigación biosanitaria vinculados en su mayor parte a la Universidad de Oviedo y con una creciente implantación en los mercados internacionales. Sus promotores subrayan el potencial del polo biosanitario ovetense y llaman a facilitar la transferencia del conocimiento científico para aprovechar desde el punto de vista de la economía y el empleo la investigación de altísimo nivel que desarrolla en la región.

Por la izquierda, David Hernández y Pablo Fanjul, de Metrohms DropSens.

En el Vivarium hay en estos momentos cuatro firmas, con una quinta en puertas, que suman alrededor de medio centenar de empleos. Los 3.000 metros cuadrados disponibles están ocupados prácticamente en su integridad y el Ayuntamiento maneja ya un proyecto de ampliación en los sótanos. Además, entre las previsiones municipales figura también la construcción de un aparcamiento.

Con catorce locales y laboratorios en régimen de alquiler, el vivero depende de “Oviedo Emprende”, una iniciativa municipal para el fomento del emprendimiento basado en la tecnología.

Pablo Fanjul es el responsable de Metrohm DropSens –una firma del Vivarium que acaba de adquirir una finca en Llanera para afrontar un crecimiento que le llevará a los 40 empleados a finales de año. Subraya la relevancia que tiene el vivero para poner en marcha iniciativas empresariales vinculadas a la salud. “Lo habitual es que cuando empiezas no haya capacidad para financiar unas instalaciones, así que disponer de este tipo de espacios públicos es fundamental, pues viveros normales hay muchos, pero muy pocos dotados con laboratorios”, explica.

Facultades

Para Fanjul es “importante” que los centros de investigación y las empresas vinculadas se aglutinen en una misma zona. “Fomenta la generación y las sinergias”, apunta el responsable de Metrohm DropSens, quien, en el caso concreto del HUCA y su entorno, echa en falta las facultades vinculadas a la salud. “Están en el Cristo, no se trata de una distancia insalvable, pero lo ideal es que estuvieran más cerca”. De lo que no tiene dudas Fanjul es del potencial que tiene el polo biosanitario de Oviedo. “Tenemos una investigación básica puntera en la Universidad de Oviedo, tenemos una investigación puntera en el HUCA y la FINBA, así que con esa amplia y sólida base de conocimiento y personal especializado de primer nivel, lo que se necesita es transferir los resultados con el impulso de las spinoffs y starups para ir tejiendo estructuras y productos de alto valor añadido”, subraya.

Nacida al amparo del equipo del catedrático de Química Analítica de la Universidad Agustín Costa, Metrohm DropSens está especializada en el desarrollo de instrumentos y dispositivos para la investigación en electroquímica. La multinacional Methrom AG adquirió la mayoría de su capital hace tres años. La empresa está participando en múltiples proyectos de innovación a nivel europeo. Así, desarrolla un sensor para convertir la orina de los astronautas en energía y agua, y también trabaja en medir el estrés de los bomberos.

Por lo que se refiere al resto de compañías implantadas en el Vivarium, Criogene es un laboratorio de ADN que ofrece soluciones basadas en la información genética y la posibilidad de guardar y conservar ADN de forma indefinida. EntreChem es una empresa de biotecnología fundada como spin-off de la Universidad de Oviedo en 2005 por Vicente Gotor, José A. Salas y Francisco Morís. Se centra en el descubrimiento de aplicaciones en mercados farmacéuticos (antibióticos, antitumorales, antifúngicos) o en agricultura (bioinsecticidas, herbicidas). Finalmente, la empresa Healthens trabaja sobre los tres anticuerpos monoclonales para la detección de PSA (antígeno especifico prostático) para la detección precoz del cáncer de próstata.