Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Ruiz-Tilve, hija predilecta

El Alcalde, Alfredo Canteli, impulsará, “a la mayor brevedad posible”, la concesión de la máxima distinción de Oviedo a su cronista oficial

Carmen Ruiz-Tilve, en su casa, con un ejemplar de LA NUEVA ESPAÑA. Luisma Murias

Carmen Ruiz-Tilve, en su casa, con un ejemplar de LA NUEVA ESPAÑA. Luisma Murias Chus NEIRA

El Ayuntamiento concederá su máxima distinción, el título de “hija predilecta de Oviedo”, a su cronista oficial, la escritora y catedrática jubilada de Didáctica de la Literatura, Carmen Ruiz-Tilve.

El nombramiento llega después de que Carlos Fernández Llaneza, colaborador de este periódico, hiciera un llamamiento público desde las páginas de LA NUEVA ESPAÑA para que se concediera la distinción a Ruiz-Tilve por su dedicación a Oviedo, no solo como cronista, sino también como investigadora, estudiosa de la historia local y brillante narradora del mundo ovetense pasado por el tamiz de su literatura.

El Alcalde, Alfredo Canteli, confirmó a este periódico que impulsará “a la mayor brevedad posible” el reconocimiento, en cuanto pueda reunirse la comisión de honores y distinciones y las restricciones de la pandemia permitan organizar un acto de estas características con cierta seguridad.

Carmen Ruiz-Tilve (Oviedo, 1941) estuvo toda su vida muy ligada a la ciudad, tanto a la zona de Ciudad Naranco donde residía con su familia, como al centro de Oviedo en el que vivía su abuela. Hija del fotógrafo Francisco Ruiz Tilve, siempre dijo que su forma de amar a esta ciudad, con sus luces y sombras, de una forma “nada sensiblera” la aprendió de él.

Su trabajo intelectual se centró en Oviedo, primero desde la literatura, siendo la máxima especialista en la obra de Dolores Medio y su gran novela “Nosotros Los Rivero”. Después, profundizó en la historia de la vida cotidiana de Oviedo, con especial atención a la vida comercial, en sus “Pliegos de cordel” que publicó en LA NUEVA ESPAÑA durante décadas y que se editaron en varios volúmenes. Otras publicaciones, además de sus obras literarias, repasan el casco viejo, las fuentes o las rutas de Oviedo.

Patrimonio de la ciudad, por Carlos Fernández Llaneza

Hace tiempo que pensaba en hacer público mi deseo de que Carmen fuera reconocida como hija predilecta de la ciudad y me pareció que la tribuna que me brinda LANUEVAESPAÑA desde hace ocho años era idónea. 

Carmen es una persona que rezuma pasión por Oviedo. Su contribución al conocimiento de los miles de recovecos de la ciudad es valiosa y de agradecer. Y siempre lo ha hecho con una disponibilidad total, generosidad incuestionable e inquebrantable altruismo y todo manteniendo su exquisita independencia. 

Yo me siento en deuda con ella porque me enseñó a leer Oviedo. Es un espejo el que mirarme a la hora de contar algo de este Oviedo inabarcable y, en definitiva, contribuyó a incrementar mi amor por la ciudad.

Carmen siente ya el afecto de los ovetenses, sin duda. Su persona reúne consenso como pocos, pero merece el máximo reconocimiento de la ciudad.

Carmen es un patrimonio de esta ciudad.

Compartir el artículo

stats