Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Pudo haber matado a mucha gente”, afirman los vecinos de la mujer que quemó su rellano en Valentín Masip

La detenida ya había sido denunciada por varios residentes en el edificio afectado debido a su actitud “violenta y peligrosa”

Estado del descansillo tras el incendio.

Estado del descansillo tras el incendio. F. V.

Pudo haber sido una desgracia y a los vecinos del número 22 de la calle Valentín Masip aún se les eriza el vello cada vez que recuerdan lo ocurrido el pasado sábado, cuando la inquilina del sexto derecha, una mujer “con una enfermedad mental”, le prendió fuego a un sofá y a otros enseres de su vivienda en el descansillo de la escalera provocando el caos en el edificio. “Pudo haber matado a mucha gente. El humo no nos dejaba salir de las casas y las llamas llegaron a cubrir toda la zona común. Pasamos mucho miedo”, explica una de las vecinas afectadas. La mujer, que fue detenida poco después de lo ocurrido, aún no había pasado a última hora de ayer a disposición judicial.

No hay más que ver el aspecto que presentan los últimos pisos del inmueble para hacerse una idea del peligro que corrieron los vecinos. Las paredes están negras y las puertas de las casas –cuatro pisos en cada planta– totalmente chamuscadas por las llamas. “Tengo dos bebés y llegué a temer por nuestras vidas. Menos mal que llegaron rápido los bomberos porque en caso contrario no se lo que hubiese pasado”, señala la propietaria de una de las casas afectadas por el fuego. “Estaba visto. Es una mujer que tiene problemas y que lleva mucho tiempo mostrándose violenta con todos nosotros. Yo cada vez que la veo en el portal espero fuera para no tener que cruzarme con ella”, añade otra vecina.

“Estaba discutiendo por teléfono a voces con su casero y le decía que lo iba a quemar todo. Empezó a sacar las cosas al descansillo y así estuvo hasta que el casero avisó a la policía y una patrulla se personó aquí para tratar de calmarla”, dice un vecino

decoration

Los hechos ocurrieron alrededor de las ocho y media del sábado, pero los gritos y los ataques de la mujer a sus vecinos ya habían comenzado unas horas antes. “Estaba discutiendo por teléfono a voces con su casero y le decía que lo iba a quemar todo. Empezó a sacar las cosas al descansillo y así estuvo hasta que el casero avisó a la policía y una patrulla se personó aquí para tratar de calmarla. No les abrió la puerta, se fueron y después pasó lo que pasó”, afirma otro de los afectados. Y lo que pasó es que la mujer le prendió fuego a todo. “Aquí viven unas señoras que superan los ochenta años y estuvo a punto de ocurrir una desgracia. Está claro que los servicios sociales tienen que hacerse cargo de esta mujer y que no puede estar en una comunidad con más gente estando como está”.

Los vecinos aseguran que existían “muchas denuncias” previas contra la mujer por diferentes motivos y que incluso hubo quien solicitó una orden de alejamiento con respecto a ella por temor a posibles reacciones violentas de la mujer. No se dictó esa orden. “Menos mal que estamos todos bien. Yo pensaba que no íbamos a contarlo”, subraya otra residente del edificio.

Compartir el artículo

stats