Los vecinos del barrio de Teatinos se llevaron un buen susto ayer a eso de la una y veinte de la tarde. Un vehículo que se incendió en plena marcha acabó totalmente calcinado y las llamas afectaron gravemente a otros dos coches que estaban aparcados en la calle Buenos Aires. La joven que conducía el Renault Clio que provocó el suceso –tras el que solo hubo que lamentar daños materiales– se asustó al ver que la cabina del coche se estaba llenando de humo y salió del vehículo dejándolo en paralelo con los otros dos turismos afectados, que también están destrozados.

“El coche no es mío. Me di cuenta de que echaba demasiado humo por detrás, pero pensé que podía ser normal. Una vez que el humo entró en el interior y que empezaron a salir llamas ya no podía hacer nada y traté de salvarme”, les decía seriamente afectada en el lugar de los hechos al propietario de otro de los vehículos quemados.

A la calle Buenos Aires se desplazaron de urgencia varias dotaciones de Bomberos y de la Policía Local, que tomaron el control de la situación con celeridad. “Sentí ruido desde casa y cuando me asomé a la ventana vi lo que estaba ocurriendo y que uno de los coches que se estaban quemando era el mío”, dice el propietario de un BMW que quedó calcinado.