La exposición "La ciudad despierta", que ha prorrogado su estancia en la sala de exposiciones Sabadell Herrero hasta el 21 de febrero tras recibir 5.000 visitas en el último mes, ha atraído las donaciones de cinco personas que quedaron entusiasmadas tras realizar un recorrido por la muestra. María Luisa López Llano, Valentín García, Jesús Laureano García, Pedro Pardo y un mecenas anónimo han aportado varios documentos de eventos públicos retratos y diferentes escenas tomadas en la ciudad entre mediados del siglo XIX y los años ochenta del siglo pasado que pasarán a los fondos del Museo del Pueblo de Asturias, de las cuales tres serán incorporadas a la muestra.

Las exposiciones que se organizan desde los museos, con el objetivo de mostrar y difundir el patrimonio cultural, redundan a menudo en beneficio del propio museo, al hacer que muchos visitantes tomen conciencia del valor de objetos, fotografías o documentos que conservan en sus casas. Estas exposiciones permiten dar importancia y relieve social a piezas y documentos habitualmente restringidos al ámbito familiar. Como consecuencia de ello, es muy frecuente que las exposiciones den lugar a donaciones de materiales similares a los expuestos.

Esto es lo que ha sucedido con la exposición La ciudad despierta. Oviedo / Uviéu en la colección fotográfica del Muséu del Pueblu d'Asturies. Homenaje a Francisco Quirós Linares, que se exhibe en la sala de exposiciones Sabadell Herrero, en Oviedo/Uviéu, organizada por la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principado de Asturias, el Banco Sabadell Herrero y el Muséu del Pueblu d’Asturies-Ayuntamiento de Gijón / Xixón. En la exposición pueden verse 653 fotografías que en su mayoría muestran el desarrollo urbano de la ciudad, pero también hay retratos de personas, familias y grupos, vistas de comercios, álbumes de fotógrafos aficionados, fotografías de archivos de prensa, álbumes de tarjetas postales, etc., que sirven para mostrar la variedad y riqueza del patrimonio fotográfico relacionado con Oviedo que conserva el Muséu del Pueblu d’Asturies. La exposición está teniendo una gran afluencia de publico, hasta la fecha ha recibido cerca de 5.000 visitantes (una media de 180 personas diarias), y se ha prorrogado su apertura hasta el 21 de febrero.

Así era Oviedo: las fotografías que repasan 120 años de historia de la capital I. Collín/ F. Torre

El disfrute de esta exposición ha sido la causa de que varias personas, todas vecinas de Oviedo, hayan donado fotografías al Muséu del Pueblu d'Asturies en las últimas semanas. El conjunto más numeroso es el aportado por María Luisa López Llano, compuesto por 375 fotografías en b/n que pertenecieron a su padre, César Ramón López González, con imágenes de las actividades de Acción Católica en Oviedo entre 1940 y 1970: peregrinaciones a Roma, Lourdes, Zaragoza, Covadonga, etc., participantes de reuniones y ejercicios espirituales, visita de la Virgen de Fátima en Oviedo y, sobre todo,  imágenes del paso por las calles de Oviedo de la Virgen de Covadonga en su peregrinación por Asturias en junio de 1951. También se incluyen en esta donación ochenta y cuatro  fotografías procedentes del archivo gráfico del diario Región, que se editó en Oviedo entre 1923 y 1983, que son en su mayoría retratos de artistas (Joaquín Vaquero Palacios, Urrusti, Antonio Suárez), músicos (Moustaki, Torrebruno, Purita de la Riva), actores (José Bodalo) y deportistas, así como entregas de premios deportivos y musicales (Casa Viena, de Oviedo); datan de 1959 a 1980.

Otro donante es Valentín García García, que ha entregado al museo cuatro álbumes de tarjetas postales y diecisiete fotografías, tres de las cuales (dos de Adolfo López Armán de la inmediata postguerra y una del chalé de Hermógenes González Olivares, en la esquina de las calles Toreno y Uría), por su interés, se han incorporado en los primeros días a la exposición La ciudad despierta.

También Jesús Laureano García ha donado nueve fotografías, que son retratos del fotógrafo Ramón del Fresno, que fue el primer profesional que se estableció en la ciudad en 1858, y de su hermano Fernando del Fresno.

El fotógrafo Pedro Pardo, miembro de una saga de fotógrafos establecidos en Oviedo desde finales del siglo XIX, ha donado al museo 53 retratos de estudio realizados por diferentes fotógrafos entre fines del siglo XIX y mediados del XX.

Por último, un mecenas anónimo ha donado cuatro fotografías: dos del interior de la biblioteca de la Universidad de Oviedo, una de 1919 y otra de Foto Gómez de hacia 1945 con una vista general de la nueva biblioteca universitaria reconstruida después de la destrucción del edificio en octubre de 1934, y otras dos del fotógrafo Adolfo López Armán en el que se ven en 1938 los destrozos sufridos por la catedral de Oviedo y su entorno durante la Guerra Civil.