Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detienen a un prófugo de la justicia tras una persecución de película por Limanes y Colloto

El arrestado, de 35 años, intento huir en coche tras embestir a un agente, pero fue interceptado y reducido al tratar de continuar la fuga a pie

El lugar en el que fue interceptado el fugado.

El lugar en el que fue interceptado el fugado.

Las calles de Colloto y los caminos de Limanes fueron escenario este fin de semana de una persecución digna de una película de acción americana. La Guardia Civil tuvo que emplearse a fondo para dar caza a B. P. G., un sierense de 35 años que acumulaba cuatro órdenes de arresto pendiente y trató de huir sin éxito después de embestir a un agente cuando le daba el alto. El funcionario resultó ileso y dio la voz de alarma para comenzar una persecución que terminó con el varón reducido cuando trataba de huir a pie tras ver como era interceptado en la calle Pepín Rodríguez de la localidad collotense. 

La detención tuvo lugar pasadas las cuatro de la tarde del sábado por parte de efectivos del cuartel de la Guardia Civil de Noreña. Los funcionarios, dependientes de la comandancia de Gijón, pidieron refuerzos después de ver como el varón, que conducía un Audi modelo A4 Avant, hacía caso omiso de un guardia de Tráfico que le dio el alto en la zona de Vallín, localidad perteneciente a la parte sierense de la parroquia de Limanes.

El conductor no solo obvió las órdenes del funcionario, sino que trató llevárselo por delante, pero la rápida reacción del agente permitió que este no sufriera ningún daño de consideración. 

Fue justo a continuación del intento de atropello cuando el prófugo de la justicia emprendió una huida a gran velocidad en dirección a Colloto, donde minutos después fue interceptado y cazado por agentes del puesto noreñense. Todavía convencido de las posibilidades de éxito de fuga, según algunos testigos, el hombre salió por la ventanilla con la intención de proseguir con su fuga a pie, pero poco después fue pillado por los participantes en el operativo, los cuales lograron reducirlo rápidamente y ponerle las esposas. 

Revuelo vecinal

La operación generó un gran revuelo en el entorno de esta calle perteneciente a Oviedo y situada a las afueras de la localidad. Algunos habitantes de las viviendas colindantes al lugar donde tuvo lugar la detención aseguran haber vivido momentos de tensión. “Escuchamos dos o tres ruidos fuertes y creímos que eran disparos”, coinciden dos vecinos en relación a unos supuestos tiros que sin embargo fueron descartados por fuentes de la comandancia de la Guardia Civil de Gijón. “No hubo ningún tiroteo”, aclararon categóricamente desde fuentes de la propia Benemérita. 

Una vez culminada la detención, la Guardia Civil descubrió que se trataba de un conocido delincuente sierense con cuatro requisitorias de detención e ingreso en prisión derivadas de varias causas pendientes. A dicho historial se suma tras este episodio la acusación por parte de los agentes de un delito por atentado contra un agente de la autoridad y otro de conducción temeraria. En un principio fue trasladado a los calabozos a la espera de ser pasado a disposición judicial para responder por las diferentes procedimientos en los que se encuentra inmerso. 

A pesar del resultado satisfactorio del operativo, el inesperado suceso provocó la vuelta de las demandas del refuerzo de las medidas de seguridad en la localidad de Colloto, donde sus habitantes llevan ya dos años reivindicando un refuerzo de la vigilancia en sus calles. “Vuelve a demostrarse que un servicio de policía de barrio o policía de proximidad es más que necesario”, coincidieron en señalar varios representantes del movimiento asociativo local, dando un voto de confianza al Ayuntamiento para que a lo largo de lo que resta de mandato ponga en marcha algún servicio adicional a unas patrullas actuales que consideran “claramente insuficientes”. 

Compartir el artículo

stats