Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector artístico urge a rematar el Bellas Artes y crear la “manzana de los museos”

Galeristas, críticos y creadores reclaman un acuerdo para dar un uso cultural al martillo de Santa Ana e incluirlo en el itinerario

Fachada del Museo de Bellas Artes

Fachada del Museo de Bellas Artes LNE

La consolidación de la “manzana de los museos” pasa por culminar la ampliación del Bellas Artes. Ese es el sentir del sector artístico ovetense, de los creadores, críticos y galeristas de la ciudad, que plantean también la necesidad de incorporar a la ecuación el martillo de Santa Ana, usándolo para un fin museístico para el que hay, al menos, tres propuestas: un Museo de la Ciudad, una sala de exposiciones municipal, o un gran centro de restauración y depósito que sea común al Bellas Artes, el Arqueológico y el Museo de la Iglesia.

La propuesta para establecer una estrategia conjunta de coordinación y promoción de los tres grandes centros museísticos del casco antiguo de Oviedo –Bellas Artes, Arqueológico y Catedral–, que suman más de un cuarto de millón de visitantes cada año, no ha parado de recabar apoyos desde que los responsables de esas entidades la esbozaron en la edición del domingo de LA NUEVA ESPAÑA. Al apoyo municipal y de los comerciantes y hosteleros del Antiguo se une ahora el del sector artístico, cuyos actores coinciden en calificar la idea como “extraordinaria”. Así la ve Nacho Quintana, que desde sus cargos en la Comunidad de Madrid y en el primer Gobierno de Felipe González, fue figura clave en la creación del itinerario museístico de Madrid, y que reflexiona sobre la posibilidad de esbozar una solución análoga para la capital del Principado en su libro, de reciente publicación, “Dos museos en el Oviedo Antiguo y otros dos extramuros”.

“El planteamiento está muy bien, pero hay que tener en cuenta que, para poder establecer bien esa ‘manzana de los museos’, es necesario resolver antes dos cuestiones fundamentales, como son la conclusión de la ampliación del Museo de Bellas Artes, y la creación de ese necesario Museo de la Ciudad, para el que el martillo de Santa Ana sería una ubicación ideal”, sostiene Quintana, que recuerda que la creación del Museo de la Ciudad en el martillo de Santa Ana ya fue explorada durante la alcaldía de Agustín Iglesias Caunedo, y que fue el posterior Gobierno tripartito que encabezaba el socialista Wenceslao López el que paralizó el proyecto. “En el marco de la ‘manzana de los museos’, construir ese Museo de la Ciudad en el martillo de Santa Ana supondría un aliciente, sería muy adecuado”, defiende Quintana.

La culminación de la ampliación del Bellas Artes es también una reivindicación del patronato de la institución, del que forma parte el crítico y comisario de exposiciones Luis Feás, quien también incide en la necesidad de acometer esa obra. Además, Feás recuerda que ya en 2008 se planteó establecer algún tipo de itinerario museístico en la ciudad: “Fue una iniciativa surgida a raíz de los grandes centenarios de aquel año, y ya se hablaba de dar valor a los grandes museos que había en Oviedo. Era una propuesta global anterior a la ampliaciones del Arqueológico y del Bellas Artes, por lo que hoy tendría aún más sentido para conseguir ese Oviedo ideal que muchos buscamos, y en el que el Ayuntamiento asuma la responsabilidad en todo lo que tenga que ver con la cultura”. En relación al martillo de Santa Ana, Feás también es partidario de su integración en la “manzana de los museos”, aunque apuesta por utilizar esos terrenos para construir “un gran centro de restauración y depósito de los tres museos”.

Para Marta Fermín, presidenta de la Asociación de Galerías y Espacios Expositivos de Oviedo, también califica la propuesta de la “manzana de los museos” como “extraordinaria”: “Sería un gran paso para la ciudad, que además serviría para poner en valor el patrimonio de Oviedo y reforzar su imagen”. Tras dejar claro que una iniciativa de este calado tendría el apoyo de los galeristas, Marta Fermín confía en que, en este caso, “se pueda establecer la colaboración entre todas las instituciones implicadas”.

A juicio del artista plástico Kiko Urrusti, la iniciativa sería “fantástica” incluso si se limitara a una coordinación de carácter promocional. “Hacer aunque sea un tour que integre a todos los centros, que sirva para potenciar el acceso de la gente a todos ellos, ya es una buena iniciativa a la que no le veo pegas”, sostiene. Pero, ante la posibilidad de forjar esa alianza, Urrusti apuesta por una iniciativa más ambiciosa y urge al Ayuntamiento a impulsar una sala pública de exposiciones en la ciudad. “No tenemos algo así, aparte de Borrón, y creo que fue un error dejarla escapar”.

En este sentido, la opción de construir esa sala pública de exposiciones en el martillo de Santa Ana sería, a ojos de Urrusti, el colofón perfecto para la “manzana de los museos”, ya que permitiría completar el itinerario con la exposición del arte más actual: “Instalar ahí la sala supondría cerrar el círculo, porque un visitante podría acabar el itinerario con el arte contemporáneo local, nacional e incluso, de forma excepcional, internacional. Sería el colofón perfecto a todo ese proyecto y supondría un apoyo más para potenciar a toda esa zona del Antiguo, que tanta necesidad tiene ahora de estímulos”, sentencia Urrusti.

Compartir el artículo

stats