Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ingeniero para modernizar el Campoamor: el plan de Oviedo para renovar sus teatros

El organigrama municipal incorporará un puesto de nueva creación cuya prioridad será diseñar un plan de mejoras para los teatros de la ciudad

La fachada del teatro Campoamor. | LNE

La fachada del teatro Campoamor. | LNE

El Ayuntamiento de Oviedo contratará a un experto con la finalidad específica de dirigir la modernización técnica de los dos grandes teatros de la ciudad. La concejalía de Cultura que dirige el edil José Luis Costillas (Cs) convocará este mismo año una plaza de ingeniero técnico de nueva creación y oposición libre que considera indispensable para poder acometer las reformas y mejoras técnicas que requieren el teatro Campoamor y el teatro Filarmónica.

La Fundación Municipal de Cultura trabaja ya en la redacción de las bases de la convocatoria con la intención de incorporar una figura hasta ahora inexistente en el organigrama del consistorio ovetense. “Debemos dotar las instalaciones del personal que se necesita para actualizarse”, dice Costillas para justificar una decisión que mejorará la dotación de recursos humanos de su área.

Además de evaluar las carencias de los dos grandes teatros de la ciudad, el nuevo trabajador público deberá orientar al Ayuntamiento sobre las obras necesarias, además de “mejorar la gestión técnica diaria” de ambos recintos. “Buscamos sacar mayor rendimiento a la gran cantidad de espectáculos y programación que albergan cada año”, indica el edil de Ciudadanos.

La incorporación del ingeniero técnico es un paso previo para más adelante, si la situación económica lo permite, acometer obras de mejora en un teatro Campoamor cuyas instalaciones empiezan a estar obsoletas, según llevan denunciando en los últimos años artistas y promotores culturales.

Ante las voces que reclaman actuaciones de calado en el emblemático recinto ovetense, el equipo de gobierno quiere ir paso a paso y diseñar una estrategia a largo plazo capaz de dar el mayor uso posible a las tablas del edificio inaugurado en 1892. Dichos planes incluyen desde inversiones modestas para ir sustituyendo poco a poco las instalaciones técnicas del teatro, como posibles reformas más profundas como la acometida en 1988 de la mano del arquitecto José Rivas para reformar el escenario principal. Del mismo modo, se quiere poner en marcha un lavado de cara del teatro Filarmónica, que en mayo cumple 77 años de su primer espectáculo y fue objeto de una última remodelación en 2004.

Desde la Fundación Municipal de Cultura consideran al teatro Campoamor “la joya de la corona” de los recintos culturales de la capital y por ello se marcan entre una de las prioridades del actual mandato adecentar un espacio en el que, además de las temporadas de ópera y de zarzuela tienen lugar grandes eventos, como la ceremonia de entrega de los premios “Princesa de Asturias”, suspendida este año por primera vez a causa de la pandemia del coronavirus, pero que podría volver al teatro el próximo octubre si las condiciones sanitarias lo permiten.

Por otra parte, el concejal de Cultura propuso este fin de semana la posibilidad de que el teatro Campoamor pueda incorporarse a un futuro itinerario cultural conjunto de la ciudad, ya conocido como “la manzana de los museos”, a través del cual se pretenden dar una mayor difusión a los equipamientos situados en el casco histórico con el Museo de Bellas Artes, el Arqueológico y la Catedral como principales atractivos para el visitante.

Iluminación

El anuncio del fichaje del nuevo empleado público llega una semana después de que la fachada del teatro Filarmónica recuperase la iluminación tras dos años con las luces apagadas. La actuación forma parte de un paquete de medidas programadas por la concejalía de Infraestructuras y Edificios de Nacho Cuesta (Cs) para embellecer “varios puntos emblemáticos en la ciudad”, a través del cual ya se han recuperado las fuentes del Campo San Francisco y la de la plaza de la Catedral.

Compartir el artículo

stats