DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Arzobispado se suma al apoyo del cabildo catedralicio a la “manzana de los museos”

Historiadores y geógrafos piden que la alianza para promocionar Bellas Artes, Arqueológico y Catedral sirva de acicate para recuperar el Antiguo

Benito Gallego, deán de la Catedral, en el Museo de la Iglesia, en una imagen de archivo. | Fernando Rodríguez

Benito Gallego, deán de la Catedral, en el Museo de la Iglesia, en una imagen de archivo. | Fernando Rodríguez

El Arzobispado de Oviedo se suma a la “manzana de los museos”. La propuesta de crear una estrategia promocional conjunta para poner en valor los tres grandes equipamientos museísticos de la ciudad –Museo de Bellas Artes, Museo Arqueológico y Catedral de Oviedo– es vista de forma positiva desde la Archidiócesis, que ayer manifestó a LA NUEVA ESPAÑA su apoyo total a las posiciones defendidas por el deán de la Catedral, Benito Gallego. Esto es: una alianza que facilite el tránsito entre los distintos equipamientos museísticos, pero respetando las particularidades de cada uno y, en el caso de la Catedral de Oviedo, unos horarios y unas dinámicas de apertura que se han diseñado en atención a la necesidad de priorizar el culto.

El apoyo del Arzobispado resulta clave en tanto en cuanto la gestión del Museo de la Iglesia depende directamente de la Archidiócesis, aunque su acceso está incluido en la visita turística a la Catedral, que gestiona directamente el Cabildo. Además, el Arzobispado es propietario de los terrenos del martillo de Santa Ana, sobre los que hay cierto consenso de que se deben destinar, al menos en parte, a un uso cultural que complete este itinerario, albergando una sala pública de exposiciones o incluso el ansiado Museo de la Ciudad. El Arzobispado, en cualquier caso, no se pronuncia sobre el destino de la parcela, para la que lleva meses redactando un proyecto que incluye un desarrollo en altura, en principio destinado a acoger oficinas propias de la Iglesia, y una parte, a pie de calle, cuyo uso aún no está claro.

Por parte municipal, el concejal de Cultura y vicepresidente del patronato del Museo de Bellas Artes de Asturias, José Luis Costillas, reiteró ayer el apoyo del Ayuntamiento de Oviedo a la iniciativa durante la presentación del programa de actividades de la pinacoteca para el primer cuatrimestre. El concejal insistió en los beneficios de desarrollar la “manzana de los museos” y apostó por completarla “con una suerte de Museo de la Ciudad y con la colaboración de las galerías de arte de Oviedo, con las que ya estamos trabajando intensamente”.

Por parte de la Consejería de Cultura, en cambio, la respuesta es más tibia, y se limita a garantizar la coordinación entre los dos centros que dependen del Principado: “La colaboración entre el Bellas Artes y el Museo Arqueológico existe y así se impulsa desde la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo. Con la Iglesia también se mantiene una comunicación constante y fluida, y también se quiere colaborar, máxime en el contexto del Xacobéu”, precisa la Consejería.

Casco antiguo

Mientras las administraciones e instituciones implicadas estudian la viabilidad del proyecto, desde los ámbitos civiles y académicos crece el respaldo a una idea que, se cree, puede suponer además un acicate para recuperar el casco histórico de la ciudad. “Está claro que una iniciativa como la ‘manzana de los museos’ sería beneficiosa para la ciudad, pero para ser efectiva debe implicar también la recuperación del conjunto histórico de Oviedo, que presenta un grado de deterioro muy fuerte”, sostiene el geógrafo Aladino Fernández.

Aladino Fernández: "Hay que tener las ideas claras y actuar, hay que hacer una apuesta por dignificar el casco antiguo, que pase por la restauración de calles y edificios, por reforzar la seguridad y la limpieza, y por incorporar servicios básicos”

decoration

A su juicio, la actuación sobre el casco antiguo es “fundamental”, ya que “juega un papel primordial como referencia de la ciudad y de Asturias”, tanto a nivel de reclamo para los turistas, “que lo primero que buscan en cualquier ciudad es su casco antiguo, es lo que traen en la cabeza y lo que quieren ver”, como a la hora de armar una oferta cultural y de ocio para los vecinos de la capital. “Hay que tener las ideas claras. La idea de hacer un Museo de la Ciudad me parece fenomenal, como también la recuperación de la Fábrica de Gas, que no deja de estar conectada al casco antiguo. Pero, además de tener ideas hay que actuar, y hay que hacer una apuesta por dignificar el casco antiguo, que pase por la restauración de calles y edificios, por reforzar la seguridad y la limpieza, y por incorporar servicios básicos como la fibra óptica, de la que ahora se carece”, sostiene Aladino Fernández.

Para Ramón Rodríguez, director del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA) la “manzana de los museos” es “una idea magnífica que podría funcionar como una manera de potenciar el Oviedo Antiguo, tanto para los visitantes como para los ovetenses y los asturianos que, en muchos casos, desconocemos la riqueza tan grande que tenemos en la ciudad”. En este sentido, Ramón Rodríguez reivindica también “la creación de ese Museo de la Ciudad, que es algo que tenemos que hacer”.

Rodríguez también percibe que el martillo de Santa Ana podría ser una buena ubicación para ese museo de historia urbana, pero en cualquier caso considera que el proyecto común, la “manzana de los museos”, supondría “un revulsivo para el barrio antiguo, que necesita muchos cuidados y mucha atención”. Asimismo, Rodríguez incluye en el proyecto la petición de “potenciar de manera clara y decidida la riqueza inmensa de las reliquias de la Catedral, que fue el más importante relicario de la Corona de Castilla en la Edad Media”.

Francisco Javier Fernández Conde, que fue patrono del Bellas Artes durante dos años, denuncia "la postura cicatera de la Consejería de Cultura a la hora de ampliar el persona del museo"

decoration

A ojos del historiador y sacerdote Francisco Javier Fernández Conde, la articulación de los dos museos y la Catedral resulta muy natural, lo que refuerza la idea de trazar una estrategia común cara a la promoción. “Son todos ellos museos muy buenos, que además se complementan muy bien. El Arqueológico tiene piezas sublimes, y también el Museo de la Iglesia, que aunque es más pequeño tiene cosas muy interesantes. Luego está el Bellas Artes, que es un museo que está muy bien organizado y dirigido de forma magistral por Alfonso Palacio, y que ahora se ha visto reforzado por la espléndida donación de Plácido Arango”, sostiene Fernández Conde. En lo referente al Bellas Artes, la opinión del historiador es doblemente relevante, ya que fue miembro del patronato durante dos años, de los que recuerda “el buen funcionamiento del museo, pero también la postura cicatera del Principado a la hora de ampliar su personal”.

Cara al desarrollo de la “manzana de los museos”, Fernández Conde incide en la “necesidad de recuperar el casco antiguo, con esa famosa esquina de la calle San Antonio”, afirma, en relación al martillo de Santa Ana.

La coordinación de los horarios, primer desafío para establecer una estrategia conjunta

A la hora de trazar una estrategia conjunta entre el Bellas Artes, el Arqueológico y la Catedral de Oviedo, una de las primeras trabas que hay que vencer es lograr una cierta coordinación de los horarios y los días de apertura. Es en este punto donde el cabildo catedralicio muestra más reticencias, ya que sus horarios de apertura para acoger visitas turísticas están programados para no interferir con el culto. La Catedral, que actualmente está cerrada a las visitas turísticas por la pandemia, abre al público, en circunstancias normales, de lunes a sábado, en horario partido que se modifica en función de si es temporada alta o temporada baja. Los domingos, la Catedral no recibe visitas turísticas, y se centra únicamente en labores de culto. En lo referente al Bellas Artes, abre de martes a sábado, en un horario partido que también se va ajustado en función de si es temporada baja o alta, y los domingos y festivos por la mañana. En cuanto al Museo Arqueológico, es el único que cierra dos días a la semana, y que mantiene además un horario fijo todo el año, con horario continuo de miércoles a viernes, partido los sábados y de mañanas los domingos y festivos. El hecho de que los dos museos que dependen del Principado cierren los lunes reduce la oferta museística ese día. En otras ciudades, la coordinación es mayor: en Bilbao, por ejemplo, el Bellas Artes cierra los martes y el Guggenheim, los lunes. Pero en Oviedo, esta coordinación se ve dificultada por la singularidad de las dos jornadas de cierre del Arqueológico, que se debe a la propia organización de turnos y descansos del personal actual.

Compartir el artículo

stats