Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo pagará hasta 3.000 euros a los negocios más afectados por la pandemia: todos los detalles de las nuevas ayudas

El plan municipal de 2,5 millones prevé ayudas proporcionales al daño económico y elimina la obligación de tener el domicilio social en la ciudad

Comercios cerrados en Oviedo.

Comercios cerrados en Oviedo.

Tener al menos un negocio abierto en la ciudad, contar con una plantilla de menos de 50 empleados y haber sufrido algún daño económico a causa de las medidas sanitarias. Esas son, a grandes rasgos, las condiciones impuestas por parte del Ayuntamiento de Oviedo para acceder al nuevo plan de rescate de pymes y autónomos de entre 2,3 y 2,5 millones de euros cuyo lanzamiento está previsto para el próximo mes de marzo. La intención de la concejalía de Economía que dirige el popular Javier Cuesta es implementar un sistema “lo más proporcional posible” respecto a las pérdidas de las empresas con unas subvenciones cuya cuantía máxima “oscilará entre los 2.000 y 3.000 euros”.

El Consistorio inició esta semana el pago de las ayudas convocadas el año pasado. En total, se están abonando 2,1 millones de euros entre empresas que sacaron empleados del ERTE y otros 400.000 euros para compensar en parte los gastos derivados de la adquisición de equipos de protección en negocios. Sin embargo, dicho plan dejó en evidencia varios fallos que Economía pretende subsanar en la nueva convocatoria. “Esta vez eliminaremos la obligación de tener el domicilio social en la ciudad y no excluiremos a ninguna empresa por su forma jurídica”, indicó Cuesta, abriendo la puerta a abonar prestaciones a cualquier sociedad que disponga de locales en Oviedo y corrigiendo una cláusula que dejó fuera de las ayudas de 2020 a las comunidades de bienes.

Otro de los cambios sustanciales de cara a este 2021 será la finalidad de los fondos municipales. En esta ocasión, la pretensión de Economía es intentar salvar muchos negocios ayudándoles a hacer frente a las facturas de servicios como el agua, la luz, los alquileres o internet, entre otros. A juicio del Ayuntamiento, la principal amenaza para el tejido económico local son los recibos que continuamente llegan a las tiendas, bares, restaurantes y otros negocios azotados por la caída de la actividad y, por tanto, de los ingresos.

Sectores olvidados

Si bien en el primer plan el comercio y la hostelería fueron los principales beneficiarios, ahora se pretende seguir cuidando a ese tipo de negocios, pero abriendo el abanico a sectores “olvidados” por parte de las administraciones públicas a pesar de acumular grandes pérdidas. Los taxistas, las academias privadas, las guarderías y las empresas de distribución de comidas y bebidas son algunos de los negocios a tener muy en cuenta de cara al reparto de los 2,5 millones que, como máximo, se prevén repartir de cara a la primavera.

La intención es poner en marcha el procedimiento administrativo cuanto antes. No obstante, la necesidad de culminar la liquidación del ejercicio económico de 2020 y cerrar los procedimientos para poner en marcha la prórroga presupuestaria impiden lanzar el plan de ayudas antes de marzo. Por tanto, será en ese mes cuando Economía espera poder publicar las bases y empezar a recibir las solicitudes.

Queda por ver si el número de solicitantes alcanza los niveles del año pasado cuando en total fueron 1.800 las empresas beneficiarias de las subvenciones. En esta ocasión, el hecho de no haber llegado al confinamiento total como ocurrió en la primavera de 2020 hace esperar que, como mucho, cumplan con los requisitos de la convocatoria poco más de un millar de compañías y empresarios individuales.

Desde el Ayuntamiento se muestran dispuestos a aumentar la cuantía de las subvenciones en caso de haber una demanda muy superior a lo previsto, aunque avisan de sus limitaciones presupuestarias. “Nuestra intención es no dejar a nadie atrás y llegar al mayor número de afectados por esta situación extraordinaria”, declara el edil Javier Cuesta.

El Consistorio ingresa ya los fondos de 2020: “Es un alivio”

Justo la misma semana en la que la concejalía de Economía anunció sus planes de lanzar un nuevo plan de rescate para autónomos y pymes el próximo marzo, los 1.800 beneficiarios de los 2,5 millones de ayudas del pasado año están empezando a recibir las subvenciones del fondo municipal del pasado año. “Es un alivio, pero toda ayuda es poca viendo las pérdidas que nos ha ocasionado la pandemia”, indica Iván Hortal, propietario de varios establecimientos hosteleros que recibieron hasta 2.300 euros cada uno, según el número de trabajadores sacados del ERTE. Los negocios cuyas solicitudes fueron admitidas subrayan la flexibilidad municipal frente a las trabas del Principado para realizar los pagos. “Hay gente que por tener pendiente el pago de una tasa se ha quedado sin la subvención regional”, critican desde el sector.

Compartir el artículo

stats