Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Defensa ultima una visita a La Vega para cerrar el plan estratégico de la fábrica

El Ayuntamiento deja en suspenso la redacción de un borrador con los cambios en la parcela a la espera de recibir instrucciones del Ministerio

La Fábrica de Armas de La Vega.

La Fábrica de Armas de La Vega. Miki López

A la tercera puede ir la vencida para La Vega. No solo porque después de que los cierres perimetrales de Asturias en octubre, primero, y los estragos de Filomena en Madrid, después, hayan retrasado una visita de Defensa a la vieja fábrica de armas que puede ser clave para cerrar su futuro y que se espera inminente. También, porque el equipo de gobierno de Alfredo Canteli se convierte, así, en la tercera corporación en tratar de despejar la transformación del recinto fabril, tras las primeras aproximaciones de Agustín Iglesias Caunedo y la ajetreada negociación del tripartito encaminada a comprar la finca.

Ahora, Canteli ha ido trazando una estrategia muy distinta. En la actualidad y tal y como ha confirmado el alcalde en varias ocasiones, esta pasa por plantear alianzas con el Principado y el gobierno de España. Así sería una operación entre las tres administraciones, como sucede en el Cristo, la que ayude a transformar esa zona de la ciudad. Pero, de momento, la propiedad de la fábrica es del ministerio de Defensa y la capacidad para ordenar el suelo, del Ayuntamiento. Por eso, tras varias reuniones preparatorias y las visitas fallidas de los meses anteriores, lo que se espera ahora es una visita inminente a la fábrica por parte de Defensa.

El Ministerio y el Ayuntamiento quieren cerrar sobre el terreno el diseño inicial de aquello en lo que puede convertirse la fábrica de armas. La visita se plantea con la máxima representación, pudiendo incluir, si no directamente a la ministra Margarita Robles, con la que ya se establecieron contactos directos en septiembre con motivo de la firma del contrato de los 8x8 para Trubia, sí a su segunda, Esperanza Casteleiro. Su predecesor, Ángel Olivares, ya estuvo en La Vega con el anterior gobierno, cuando se trató de impulsar un protocolo muy distinto que encalló sin lograr ningún resultado.

Ahora la coalición gobernante de PP y Cs trata de apurar los tiempos y lima con Defensa cierto orden provisional de la parcela, repartiendo zonas verdes, área empresarial y de equipamientos públicos y aprovechamientos urbanísticos. Pero no con gran detalle. De hecho, al equipo al que se le contrató en los meses de verano una asistencia técnica para dibujar un borrador general de la transformación de la parcela, se le acaba de mandar parar. Los primeros bocetos, en los que se desarrollan las ideas comentadas en el último año por el nuevo equipo de gobierno, parecen suficientes a la espera de esa reunión sobre el terreno en la fábrica. El Ayuntamiento lo que quiere es que Defensa pueda conocer in situ las posibilidades del recinto y pueda plantear a partir de ahí qué posibilidades le interesan más. Serán las pautas que salgan del Ministerio, aseguran distintas fuentes municipales, las que marquen el diseño con el que se completará ese borrador inicial.

Los nuevos usos de la Fábrica de Armas

Parque

empresarial y

equipamientos públicos

Nuevas

viviendas

B

Zona verde

Tenderina

Alta

A

“Abajo los muros”. El proyecto incluye un parque urbano en la parte del recinto que linda con el tramo superior de la Tenderina Alta, donde están los hoy ruinosos chalés de ingenieros, y que hace esquina con la calle Adelantado de la Florida, en dirección a la glorieta de la Cruz Roja. Las dimensiones no están decididas, pero la zona verde llegará al menos hasta la zona donde están la capilla y el antiguo archivo de la fábrica.

La milla empresarial. En la zona intermedia, el plan recoge un polo industrial capaz de generar un importante volumen de empleo. La idea es que el sector biosanitario tenga una importante implantación, como continuidad de la “Milla de la bata blanca”, pero no en exclusiva. También están previstos usos residenciales y culturales, estos últimos en la zona ya cercana a Santullano.

A

B

Los nuevos usos de la Fábrica de Armas

Parque

empresarial y

equipamientos públicos

Nuevas

viviendas

B

Zona verde

Tenderina

Alta

A

“Abajo los muros”. El proyecto incluye un parque urbano en la parte del recinto que linda con el tramo superior de la Tenderina Alta, donde están los hoy ruinosos chalés de ingenieros, y que hace esquina con la calle Adelantado de la Florida, en dirección a la glorieta de la Cruz Roja. Las dimensiones no están decididas, pero la zona verde llegará al menos hasta la zona donde están la capilla y el antiguo archivo de la fábrica.

A

La milla empresarial. En la zona intermedia, el plan recoge un polo industrial capaz de generar un importante volumen de empleo. La idea es que el sector biosanitario tenga una importante implantación, como continuidad de la “Milla de la bata blanca”, pero no en exclusiva. También están previstos usos residenciales y culturales, estos últimos en la zona ya cercana a Santullano.

B

Los nuevos usos de la Fábrica de Armas

Parque

empresarial y

equipamientos públicos

Nuevas

viviendas

B

Zona verde

Tenderina

Alta

A

A

B

“Abajo los muros”. El proyecto incluye un parque urbano en la parte del recinto que linda con el tramo superior de la Tenderina Alta, donde están los hoy ruinosos chalés de ingenieros, y que hace esquina con la calle Adelantado de la Florida, en dirección a la glorieta de la Cruz Roja. Las dimensiones no están decididas, pero la zona verde llegará al menos hasta la zona donde están la capilla y el antiguo archivo de la fábrica.

La milla empresarial. En la zona intermedia, el plan recoge un polo industrial capaz de generar un importante volumen de empleo. La idea es que el sector biosanitario tenga una importante implantación, como continuidad de la “Milla de la bata blanca”, pero no en exclusiva. También están previstos usos residenciales y culturales, estos últimos en la zona ya cercana a Santullano.

El esbozo inicial, casi un documento de trabajo de cara a esa reunión inminente, identifica en primer lugar, los aprovechamientos urbanísticos que ya los autores del Plan General vigente llegaron a imaginar hace seis años. Los pisos que financiarían la transformación urbanística de La Vega ocuparían el extremo más oriental del área, junto a Ángel Cañedo, extendiéndose a partir de la nave de Artes y Oficios y del final de la de Cañones hasta el límite de la fábrica, y suprimiendo, por tanto, dos elementos de escaso valor patrimonial como la vieja central eléctrica y el acceso a la galería de pruebas de tiro.

Los planos también precisan el lugar donde se desarrollaría una gran zona verde, tal y como adelantó la semana pasada este periódico, que englobaría la zona del claustro barroco, la capilla de Santa Bárbara (con sus pórticos prerrománicos de Santa María de la Vega) y también el espacio ocupado por algunos de los chalés de la Tenderina. Por último, también se le presentan a Defensa los trazados viarios alternativos que LA NUEVA ESPAÑA dio a conocer en febrero del año pasado: el polémico paso de tráfico rodado a través de la nave de cañones de Sánchez del Río, el acceso a través del nuevo Bulevar de Santullano y el desvío de los coches por la Tenderina cuando las nuevas rotondas que Infraestructuras está ideando para la zona permitan reordenar el tráfico.

Quejas

Ante la posibilidad de avances en la negociación con Defensa, PSOE y Somos salieron ayer a criticar los planes municipales. El socialista Wenceslao López trató de despilfarro de dinero público la asistencia técnica en la que se plantean las tres posibilidades de accesos de la autopista por La Vega y recordó que no se puede actuar en el planeamiento hasta tener un acuerdo previo con el Ministerio. Ignacio del Páramo (Somos), reafirmó lo planteado por su antiguo socio de gobierno.

Compartir el artículo

stats