DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las deudas hunden a los bares de copas

El sector denuncia que muchos locales de la ciudad se han quedado sin ayudas al no poder hacer frente a pagos a Hacienda o a la Seguridad Social

Los hosteleros endeudados con Hacienda están al límite al no optar a las ayudas del Principado: “Es un círculo vicioso, sin ingresos, hay impagos” Elena Vélez

A perro flaco, todos son pulgas. Resulta paradójico, pero la precaria situación económica que atraviesan la mayoría de los hosteleros de la noche ovetense impide que muchos de ellos puedan cobrar las ayudas que ofrece el Principado para tratar de mantener a flote uno de los sectores más hundidos por la pandemia. Al no poder estar al día con la Agencia Tributaria o con la Seguridad Social –los bares de copas llevan sin abrir y sin ingresos desde marzo del año pasado–, muchas de las solicitudes para optar a las subvenciones son denegadas. La legislación establece que no se puede recibir ninguna prestación pública teniendo deudas, pero el gremio solicita que se levante la mano en las circunstancias actuales. “Comprensión y un rescate para los que lo necesitan”, eso es lo que piden los bares de copas.

Los representantes del sector en la ciudad consideran que los bares nocturnos merecen un trato especial debido a todo lo que están pasando. “Saben que estamos en una situación de desamparo total y con el agua al cuello. Muchos se han quedado sin un euro al no poder trabajar, pero con esas ayudas se podrían afrontar las deudas. No se puede aplicar ahora la misma vara de medir que cuando estábamos abiertos”, denuncia Pepe Reina, el presidente de la Asociación de Bares de Copas de Oviedo (Abaco). “En Oviedo hay bastantes compañeros que se han quedado sin subvención o que han recurrido porque les ha llegado denegada. Yo mismo tengo dos locales y lo he recibido en uno y en el otro no”, defiende Reina.

La pérdida de las subvenciones no siempre está ligada a la falta de ingresos. Los representantes del sector aseguran que la inactividad y el “no estar en el negocio” también han provocado algún susto. “A veces no sabes ni que has generado una deuda. Yo presenté un certificado en diciembre para demostrar que lo tenía todo al día y en enero me dieron la vuelta a la solicitud porque ya tenía la deuda del primer trimestre del año con Hacienda”, explica el presidente da Abaco poniéndose como ejemplo de una situación “que está afectando aún más a muchos hosteleros ovetenses y de otras partes de la región que ya estaban hundidos”.

Eduardo Fernández, por ejemplo, es uno de esos hosteleros que se ha quedado sin ayudas económicas. Tiene dos locales de copas en Oviedo y, según sostiene, ha dejado de percibir “alrededor de diez mil euros” por no estar al día con los pagos a las administraciones. Dice que uno de esos recibos sin pagar asciende solo a 8,95 euros. “La verdad es que el papel que me ha llegado no pone la deuda que tengo ni los motivos, pero yo sé que una de las que han aparecido es por ese importe”, asegura.

Fernández sabe que no es el único al que le ha ocurrido esto. “La lista de solicitudes rechazadas que aparece en el BOPA es más larga que la de las admitidas. No se dan cuenta de que, a pesar de ser el único sector que no ha podido abrir al público desde marzo, seguimos generando deudas sin parar. Deberían ayudarnos con estas cosas porque los colchones de la gente se están acabando y ya no aguantamos más”, dice el hostelero.

Impuestos municipales

Los propietarios de los bares de copas de Oviedo coinciden a la hora de señalar que una de las medidas más efectivas para echarles un cable a corto plazo sería la retirada de los impuestos municipales. “El Ayuntamiento nos sigue pasando las tasas de basura o de agua de manera inmisericorde a pesar de que no tenemos actividad”, denuncia Eduardo Fernández. El presidente de Abaco piensa igual. “Nos están llegando recibos de 180 euros cada dos meses y esto no debería ser así si lo que se pretende es ayudarnos”, señala Pepe Reina.

Compartir el artículo

stats