La presencia de varios efectivos de bomberos y policía sembró cierta alarma ayer en el ovetense barrio de la Argañosa. Los cuerpos de seguridad acudieron a una alarma en una vivienda de la calle Juan Ramón Jiménez. El desprendimiento del techo del salón en un domicilio particular del número 9 de la calle, muy próxima a la plaza Pedro Miñor, con las terrazas muy concurridas, obligó a una rápida intervención dentro del inmueble.

A pesar de que durante los primeros momentos de la actuación hubo el temor de que una mujer hubiera desaparecido en el siniestro, finalmente fue localizada y se comprobó que no había daños personales que lamentar. Se trataba de la única residente en un edificio de tres plantas que ya había tenido problemas de estructura anteriormente. La propia afectada estuvo hablando con los agentes frente a la vivienda tras el accidente y ahora deberá esperar a que se solucione la situación en el piso para poder volver a entrar en él.