Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un director ovetense, premio revelación en el festival de cine más importante de Suiza

“Europa”, la película de Lucas del Fresno, de 27 años, es, para el jurado del certamen, “una odisea melancólica y lacónicamente absurda”

Lucas del Fresno, en un rodaje

Lucas del Fresno, en un rodaje

A sus 27 años el director de cine ovetense Lucas del Fresno acaba de ganar el premio revelación en el Festival de Cine de Solothurn, que está considerado el más importante de Suiza. Lo ha hecho con un cortometraje en el que indaga sobre qué significa ser y sentirse extranjero, protagonizado por un temporero español en Suiza y por su vaca, “Europa”, que da título a la película.

No es la primera película de Del Fresno, que salió de Asturias con 16 años y que desde entonces ha emprendido un vida nómada “buscando el cine”. Estudió la carrera de Comunicación Audiovisual, hizo un Erasmus en Glasgow, pasó un año en Barcelona, se instaló durante algún tiempo en Sarajevo, vivió dos años en Laussana y actualmente reside en Ginebra. Pero “Europa” sí es el título más importante de su carrera, con productora y más disponibilidad económica para el guion.

Cartel de la película Europa

Antes había rodado “Once and again”, un corto autofinanciado, en colaboración con el director de fotografía y la escuela de cine del director húngaro Bèla Tarr.

En “Europa”, un proyecto en el que ha dispuesto de más holgura de medios, Lucas del Fresno explora “el tema del desarraigo”, en un sentido amplio. Él lleva once años fuera de Asturias, de país en país, así que está familiarizado con un sentimiento que vincula tanto con “la lejanía de tu lugar de origen” como con “la falta de empatía, aunque estemos integrados socialmente y a pesar de estar conectado por la tecnología”.

En “Europa”, Lucas del Fresno sigue los pasos de su protagonista, que deambula por Suiza con su vaca, a la que conduce al matadero, mientras está pendiente del desenlace de su madre, agonizante en España.

El director ovetense explica, en conversación telefónica desde Ginebra, que en “Europa” se detiene en “los momentos cotidianos, tan intensos en la memoria, en los que no pasa nada y pasa todo” y con ellos construye una película, de poco menos de media hora de duración, que el jurado del certamen cinematográfico suizo ha descrito como “una odisea melancólica y a la vez lacónicamente absurda”. Adrien Bordone (director), Kaspar Kasics (productor) y Anne Walser (productora) seleccionaron la película de Lucas del Fresno entre las 27 que se presentaron y la distribuidora del corto la ha vuelto a presentar a 75 festivales de cine. “Hay un número inimaginable”, admite.

En “Europa” Lucas del Fresno ha querido mantener cierta “opacidad para con el espectador” y reservarse algunos datos sobre su protagonista, para reforzar esa idea de invisibilidad que navega por todo el metraje. “Uno de los momentos más importantes de la película es una mirada, en ella está la empatía hacia esos personajes invisibles, que atraviesan un país que no es el suyo, a los que no les queda más que la relación con la naturaleza”, explica el cineasta, al que le gusta llevar al espectador por caminos inesperados y echar por tierra prejuicios.

“Suponemos muchas cosas que quizá no son como pensamos, y la nuevas tecnologías han reforzado ese fenómeno. En esta película voy a lo real y lo vivencial”, comenta. El título de la película va por ahí y avanza que es una historia “con varias capas, que uno puede entender de forma literal o con más profundidad interpretativa”. Y en lo visual mantiene la coherencia: “Utilizamos mucha luz natural, nos gustaba ese realismo y que todo lo que pareciera poético lo fuera porque ocurría realmente, no porque nosotros lo edulcoráramos”.

“Europa” seguirá un par de años en el circuito de festivales y durante ese tiempo no podrá exhibirse en plataformas digitales. Sí estuvo disponible durante un corto periodo de tiempo a través de la página web del Festival de Solothurn.

Lucas del Fresno seguirá su viaje en busca del cine por un camino que, por ahora, transcurre lejos de España y de Asturias.

Compartir el artículo

stats