Los tres grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Oviedo (PSOE, Somos y Vox) coincidieron ayer a la hora de criticar la subida de sueldo de 10.000 euros al año a los dos asesores del Alcalde, Álvaro Fernández Morán y José Ramón Pando, aprobada por la junta de gobierno.

El socialista Ricardo Fernández señaló que “es vergonzoso que con la que está cayendo el PP se dedique a engordar las plazas de sus vasallos con dinero público”.

La edil de Somos, Ana Taboada, calificó de “escándalo y un insulto a la ciudadanía y los trabajadores municipales la subida”, mientras que Cristina Coto, de Vox, tildó de “arbitrariedad” la subida de los sueldos de los dos asesores del máximo responsable municipal por “concesión graciosa”.