El futuro de la Fábrica de Gas se debatirá hoy en la Junta General. Una moción presentada por los grupos parlamentarios de Izquierda Unida y Podemos pretende que el Principado cree un consorcio público que compre el recinto fabril y que Patrimonio declare la parcela propiedad de EDP como Bien de Interés Cultural (BIC), lo que paralizaría el proyecto de derribos planteado por la empresa. Que salga adelante la proposición no de ley planteada por los grupos de izquierda está condicionado al voto favorable de los diputados del PSOE. Cabe destacar que la Agrupación Municipal Socialista apoyó en Oviedo el manifiesto de la plataforma ciudadana en defensa de la Fábrica de Gas, escrito en el que se pedía la protección integral del recinto.

La empresa, apremiada por el propio Principado, presentó hace meses en el Ayuntamiento los trabajos de descontaminación a los que está obligada legalmente. Para llevarlos a cabo, la eléctrica optó por plantear unos derribos que estaban aprobados por el Urbanismo municipal desde 2012. Y que son el paso previo para que el Ayuntamiento se haga con el recinto, en el que ha mostrado interés repetidamente.

Ante la polémica levantada por las “nuevas sensibilidades” sobre el patrimonio industrial, el Ayuntamiento optó por remitir todo el proyecto de EDP, incluso la fase en la que no se derribaba ningún bien protegido, a la Consejería de Cultura. Esta delegación de la competencia para informar se hizo el pasado 29 de octubre y, desde entonces, tanto el Ayuntamiento como la empresa siguen a la espera de la resolución del Principado. Ahora, si la Junta vota a favor de la proposición de IU y Podemos, el proyecto de la Fábrica de Gas volvería a la casilla de salida.