Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra abierta entre Oviedo y Mieres para acoger el grado en Energías Renovables y Sostenibilidad

La Escuela de Minas, que impulsó la titulación, considera que es crucial para su supervivencia ante el ocaso de la industria carbonífera

Un aula de la Escuela de Minas de Oviedo.

Un aula de la Escuela de Minas de Oviedo.

La pretensión de la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de Oviedo de cambiar la denominación de su titulación de grado (que pasaría a ser Grado en Ingeniería Minero-Metalúrgica y Energética, incorporando asignaturas como Robótica, Minería espacial o Minería submarina) ha motivado una reacción contundente por parte de la directora de la Escuela Politécnica de Mieres, Asun Cámara, que ayer reclamó que los estudios de minas se unifiquen en su centro. Una reacción tajante que tiene de fondo el liderazgo en los estudios relacionados con la energía y, más concretamente, la próxima implantación en la Universidad de Oviedo del grado de Energías Renovables y Sostenibilidad.

“Es una idea, un globo sonda, que obedece a un instinto de supervivencia de una escuela (la de Oviedo) que prácticamente no tiene alumnos”, asegura Cámara, que avisa de que cualquier titulación de grado en el ámbito de la minería, “o que roce con las competencias profesionales del grado de minas”, tendrá que ser implantada en Mieres.

Según la directora de la Politécnica: “La especialidad en metalurgia y energía la tenemos nosotros, en el grado de Recursos Mineros y Energéticos”. Y todo lo que sea tambalear este pilar, añade, “es enredar y seguir enredando. Antes lo habían hecho con el grado de Energías Renovables, y ahora esto”.

La alusión al grado de Energía Renovables y Sostenibilidad no es casual, y responde a esa prolongada competencia entre Oviedo y Mieres por esa titulación. La propuesta nació, de hecho, a iniciativa de la Escuela de Minas, que vio en esta nueva titulación una vía de supervivencia y crecimiento ante el descenso de matriculaciones en los estudios de Ingeniería de minas, una dinámica general que en Asturias se ve agravada por el ocaso de la minería del carbón.

Aquella propuesta fue rechazada en un primer momento, tanto por la Escuela Politécnica de Gijón como por la de Mieres. En el primer caso, se debía a una eventual colisión con sus propios planes: desde 2019, el grado de Ingeniería Eléctrica tiene una intensificación en Energías Renovables. En el caso de Mieres, su planteamiento pasaba por incorporar esos estudios no como un grado, sino como un máster.

Una vez que la creación del grado de Energías Renovables y Sostenibilidad fue aprobada, la posición del Campus de Mieres pasaba por incorporar esa titulación a su programa formativo. Así lo defendió la directora del Campus mierense, Asun Cámara, en septiembre de 2019, cuando llegó a afirmar que “cualquier titulación vinculada a la energía tendría que estar en el campus de Mieres, es el sitio adecuado”. La controversia, en aquella ocasión, llegó incluso a la arena política cuando el PP regional apoyó la implantación del grado en Mieres.

El campus del Caudal reclama el cierre de Minas en la capital para absorber su grado

“Lo único lógico es que se trasladen todos los estudios de Minas a la Escuela Politécnica de Mieres, para poder ser honestos con nuestra sociedad”. Con esta contundencia valora Asun Cámara, directora de la Escuela Politécnica de Mieres, la petición de la Escuela de Minas, Energía y Materiales de Oviedo para cambiar la denominación de su grado en Ingeniería en Tecnologías Mineras, para hacerlo “más acorde a la realidad de los estudios que se imparten y más atractivo cara a los alumnos”. Esa renovación, por la que la titulación sería Ingeniería Minero-Metalúrgica y Energética, es a juicio de Asun Cámara inviable por varias razones. La primera, la falta de competencias, ya que la directora de la Politécnica mierense considera que toda titulación relacionada con la energía tiene que pasar por Mieres.

Además, Cámara ve poco recorrido profesional a este grado. “Lo que ponen sobre la mesa volvería a ser un grado sin atribuciones profesionales, que lo único que hace es generar titulados que tendrán expectativas de trabajar en cuatro años. De firmar proyectos, de dirigir obra… Y no pueden, porque no son ingenieros regulados. No van a poder y necesariamente tendrán que hacer un máster para ejercer”, sostiene.

“En este caso, supongo, lo quieren enfocar para llenar el máster de minas de una manera artificial y poder seguir adelante”, destaca. Para añadir: “No podemos vestir un santo para desvestir otro, ni minar aquello que está funcionando perfectamente”.

A juicio de Cámara, la propuesta no tiene competencias, ni claridad, ni llega en el momento adecuado. “Ahora mismo, esto no procede”, argumentó la directora. Actualmente “no hay una demanda tan grande en la sociedad asturiana para los títulos que ofrecemos”. “Las ingenierías han caído en matrícula a nivel nacional, ya no es lo mismo que hace unos años”. Un ejemplo: la especialidad de metalúrgica, “la tiene la Escuela de Mieres. Pero está desactivada por falta de alumnado”.

Y envía un aviso al nuevo equipo rectoral, que lidera Ignacio Villaverde. Apostar por la propuesta de Oviedo, considera Asun Cámara, sería “una deslealtad a la institución (a la Universidad) y a la sociedad”. Además, supondría “una merma del éxito que hemos conseguido en Mieres, tras muchos años de trabajo y de consolidación”.

Los números, asegura la directora de la Escuela Politécnica, cuadran ahora mejor en Barredo que en Oviedo: “Ellos han tenido que presentar un estudio de viabilidad ante el Gobierno regional, en el mes de diciembre, para la titulación de Tecnología de Minas. Es algo que nosotros no hemos tenido que hacer, porque nuestra media de alumnado es excelente a nivel nacional”. Terminó afeando a Oviedo que el debate se haga público: “Esto se decide en la Universidad de Oviedo, con números y datos objetivos. No en la prensa”.

La Politécnica tiene más matrículas gracias a su doble titulación

Las estadísticas oficiales de la Universidad de Oviedo constatan que la Escuela Politécnica de Mieres tiene más alumnado que la Escuela de Minas de Oviedo, pero es gracias a su Programación Conjunta de las Enseñanzas Oficiales (PCEO) que combina los estudios de Ingeniería de los Recursos Mineros y Energéticos con los de Ingeniería Civil. En el pasado curso académico, el último con registros oficiales, Mieres tenía 60 alumnos en el grado de Ingeniería de los Recursos Mineros (de ellos 28 a tiempo completo) y 62 en el PCEO (58 a tiempo completo). Ese curso, la Escuela de Minas de Oviedo registró un total de 67 alumnos, de los cuales 51 cursaban estudios a tiempo completo.

Compartir el artículo

stats