Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tráfico empieza a abonar el dinero de las 13.465 multas ilegales del radar de La Bolgachina

La DGT comunica por escrito a los afectados la anulación de las sanciones, pero admite que los pagos pueden tardar en llegar varias semanas

El radar de La Bolgachina puesto en entredicho.

El radar de La Bolgachina puesto en entredicho.

Los conductores que llegaron a pagar 13.465 de las multas ilegales impuestas por el radar de La Bolgachina entre los años 2016 y 2020 comienzan a recuperar su dinero. La Dirección General de Tráfico firmó ayer las primeras órdenes de devolución, pero admite que el abono de la totalidad del alrededor de millón de euros cobrado de manera indebida podría demorarse “varias semanas”, dependiendo del tiempo que Intervención tarde en tramitar todos los pagos.

Hasta la fecha, la DGT ya había sobreseído las 2.379 multas que estaban en tramitación cuando el riberense Samuel Morán desveló a través de LA NUEVA ESPAÑA que el dispositivo estaba multando de manera irregular, pues las cámaras captaban a los vehículos más allá de la señal de final de prohibición de circular a más de 90 kilómetros por hora. Esos conductores no llegaron a pagar, pero los que sí lo hicieron han tenido que esperar un año después del anuncio de la anulación de las sanciones para comenzar a recuperar lo que había sido indebidamente cobrado.

La administración ordenó hace dos semanas iniciar el proceso de devolución. En los últimos días, los más de 13.000 afectados recibieron en sus casas una carta comunicándoles que sus expedientes están sobreseídos, un paso previo indispensable para que la administración pueda iniciar el reembolso para el cual los damnificados “no deberán hacer ningún trámite adicional”.

Los usuarios irán recibiendo en sus cuentas el dinero abonado en sanciones impuestas durante los últimos cinco años. De 2016 para atrás, la DGT no se hace cargo, pues dichas multas ya no pueden revocarse legalmente. No obstante, la Unión de Consumidores ya ha mostrado su disposición a llevar a los tribunales a Tráfico para exigirle la devolución de todas las multas impuestas por el dispositivo desde su instalación en el año 2007.

Si bien la administración sostiene que los trámites más engorrosos están superados, también pide paciencia a los afectados. El abono de las cantidades indebidamente cobradas debe ser gestionado por Intervención, y la rapidez de la culminación del proceso dependerá de la carga de trabajo de los funcionarios de este departamento. Fuentes de la administración estiman que los pagos podrían tardar “varias semanas” en llegar a todos conductores.

El radar fue retirado en enero de 2020 después de que este diario desvelase tres meses antes las irregularidades descubiertas por Samuel Morán, indignado por el hecho de que el dispositivo seguía funcionando tras reconocerle a título particular que funcionaba de forma irregular.

Compartir el artículo

stats