Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conmoción nacional por la muerte de Concha Quirós, “la librera mayor de España”

El sector del libro reconoce a la carismáticas propietaria de Cervantes, que falleció en su domicilio por causas naturales, como un referente por su cercanía, su carácter innovador y su pionera apuesta por las editoriales independientes

21

Conchita Quirós, propietaria de la Librería Cervantes: una vida en imágenes

“Adiós a Concha Quirós, toda una institución en el ámbito del libro en España”. Con este tuit despedía ayer la cuenta oficial del Instituto Cervantes a la carismática Concha Quirós, el alma de la Librería Cervantes, que falleció de madrugada en su domicilio, por causas naturales. Una muerte inesperada, que llega justo en el año en el que la librería fundada por su padre, Alfredo Quirós, celebra sus cien años de historia.

“Su vida era la librería y la cultura”, declaraba, en la capilla ardiente instalada en el tanatorio de Los Arenales, su sobrino, Alfredo Quirós Amieva. En los últimos años, ha sido él quien ha ido tomando, paulatinamente, el testigo de Concha Quirós al frente de Cervantes y El Búho Lector. Pero el hueco que deja, reivindica su sobrino, no se llenará nunca: “Era la librera mayor de España, un referente del sector a nivel nacional. Su ascendente superaba en muchísimo las fronteras de Oviedo”.

Las palabras de Alfredo Quirós Amieva responden exactamente a la realidad de lo que se vivió ayer. A la noticia del fallecimiento de Concha Quirós, adelantada en exclusiva por LA NUEVA ESPAÑA, siguió una catarata de mensajes de duelo de todo el sector. Autores, editores y compañeros libreros trasladaron su pésame a través de las redes sociales, en una corriente abrumadora. Manuel Jabois fue de los primeros en manifestar su dolor ante la noticia de este periódico, que retuiteó con el siguiente mensaje: “Tristísima noticia. Cuánto quería y cuidaba esta mujer a los libros, a los editores, a los autores. DEP Conchita”.

Almudena Grandes también usó esta misma red social para mandar su pésame: “Una gran pérdida para la cultura. Nos ha dejado Concha Quirós, de la Librería Cervantes de Oviedo, una de las grandes libreras de este país”.

También Fernando Aramburu: “Mi gratitud a la librera Concha Quirós, mezclada con la pena, pues acaba de fallecer. No olvido su cordialidad ni el apoyo que me prestó en su día”.

Por su parte, el asturiano Alfonso Zapico dedicó a la librera un hermoso retrato, a la puerta de Cervantes. “Nunca supe cómo eran los ojos de Conchita Quirós porque siempre los achinaba y sonreía todo el tiempo al hablar con la gente. Ayer los cerró por última vez. Qué pena cuando se van los libreros, porque los libros necesitan gente que los ame como ellos”, escribió Zapico.

Editoriales grandes y pequeñas, desde Planeta y Penguin Random House hasta Libros del Asteroide u Hoja de Lata, pasando por firmas como Tusquets, Seix Barral, Galaxia Gutenberg, Shangrila, Impedimenta o Ediciones Nobel remitieron mensajes y comunicados de duelo ante la pérdida de Quirós. Para los editores independientes, con la librera ovetense se apaga un faro imprescindible, tal y como la define Diego Moreno, de Nórdica. “Ha sido un palo. Nos cuidó desde el primer momento, nos apoyó en todo. Era una persona a la que nos sentíamos muy próximos”, explica.

Sobre su legado en el sector, Moreno señala que, más que recoger un testigo de librero tradicional, Concha Quirós destacó por ser una avanzada a su tiempo: “Ella inició una línea que han seguido otros libreros más jóvenes, herederos de una manera de entender el oficio desde la cercanía con el autor y el editor, con los que prima la interrelación, el vínculo y la creación de alianzas, pero también con el resto de la cadena del libro. Ella era un ejemplo claro de todo esto, que ahora es bastante habitual pero que hace unas décadas no era frecuente. Por eso, Conchita Quirós fue una avanzada a su época, y una librera modélica con la que siempre nos sentimos identificados”, explica Moreno. En el caso de las editoriales independientes, además, Moreno destaca la importancia de ver ese respaldo por parte de una librería con la solera y el pedigrí de Cervantes: “Recuerdo mi primera visita a la librería, cómo me pedía carteles y materiales para esos maravillosos escaparates. Era un apoyo muy visible a tu catálogo que pocas librerías lo hacían, apoyando a proyectos tan pequeños. Cuando empiezas, que la librería más importante de la ciudad te dedique su escaparate es algo muy de agradecer, y muy necesario. Ella tenía esa generosidad, y era especial en el apoyo y descubrimiento de nuevos sellos”.

Diego Moreno (Nórdica): "Conchita Quirós fue una avanzada a su época, y una librera modélica con la que siempre nos sentimos identificados"

decoration

Esta mezcla de sensibilidad y olfato en el descubrimiento de nuevos valores y propuestas editoriales hizo de Concha Quirós una figura que despertaba vocación entre los editores independientes. Lo pudo comprobar en primera persona en 2014, cuando fue seleccionada para formar parte del premio “Alfaguara” de novela. Durante el acto de entrega del galardón, se iba presentando uno a uno a los miembros del jurado. La librera ovetense fue presentada en último lugar, y al salir su nombre el auditorio en pleno se levantó y le dedicó una sonora ovación.

La propia Concha Quirós recordaría ese momento como una de sus mayores satisfacciones, aunque en vida no le faltaron reconocimientos. Mejor librería del Año 1996 para la Federación del Gremio de Libreros de España, Medalla de Plata de Asturias en 2007, Xana de Plata de la Asociación Asturiana de Mujeres Empresarias en 2010, o el premio Purificación Tomás en 2011 son algunos de los galardones que reconocen los logros de una trayectoria de más de seis décadas en el sector, siempre con un ánimo innovador. “Si veía algo que le gustaba en una librería de Australia, de inmediato miraba a ver cómo podía implementarlo en Oviedo”, recordaba ayer, en la capilla ardiente, su sobrino Alfredo Quirós Amieva, que destaca su “fuerza”: “Era incansable física y psicológicamente”.

Desde las instituciones, las muestras de duelo también se han multiplicado. El alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, fue de los primeros en desplazarse ayer a Los Arenales, para dar su pésame a la familia. En la capilla ardiente, Canteli coincidió con Teresa Sanjurjo, directora de la Fundación Princesa de Asturias, que había acudido a arropar a la familia nada más que tuvo conocimiento del óbito. “Era una referencia cultural en Oviedo, muy respetada y también muy querida. Y era además una gran amiga”, señaló Canteli.

En una línea similar, el presidente del Principado, Adrián Barbón, escribió: “Siento muchísimo su fallecimiento pues le tengo un profundo cariño y admiración desde hace muchos años. Hace unos meses estuvo en Presidencia para hablar del centenario de la librería. Te recordaremos siempre”.

El presidente de la Fundación Municipal de Cultura, José Luis Costillas, señaló por su parte que “Conchita fue un ejemplo de que con tenacidad y ganas se pueden hacer grandes cosas. Contra viento y marea, en tiempos difíciles para las mujeres. Ella consiguió que por Doctor Casal pasasen los mejores escritores, ya que convirtió las tertulias de la librería en cita obligada para los lectores”. A estas muestras de duelo se unieron el resto de partidos del Pleno ovetense y todos los grupos de la Junta General del Principado. Una muestra más de la unánime simpatía que despertaba Concha Quirós, faro de la cultura ovetense y asturiana y librera mayor de España.

Compartir el artículo

stats