Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hombre de 91 años, entre la vida y la muerte tras empotrar su coche contra la rotonda de Cerdeño

El varón fue hallado en parada cardiaca por los sanitarios y tras ser reanimado lo trasladaron a la unidad de críticos del HUCA

El coche empotrado, a la izquierda, junto a la ambulancia y el coche de la Policía Local, ayer . | LNE

El coche empotrado, a la izquierda, junto a la ambulancia y el coche de la Policía Local, ayer . | LNE

Un anciano de 91 años se encuentra en estado crítico en el HUCA después de sufrir un infarto y empotrar su vehículo, un Renault Clio, contra la rotonda de Cerdeño, uno de los puntos con mayor carga de tráfico de Asturias. El hombre, que según algunas fuentes reside en la comarca occidental y suele desplazarse a Oviedo para recibir tratamientos médicos, se sintió indispuesto y perdió el control del vehículo dando varios bandazos hasta terminar en la zona verde de la glorieta. Los sanitarios lo hallaron dentro del vehículo en parada cardiaca, pero lograron reanimarle y trasladarle al hospital, donde al cierre de esta edición estaba luchando por la vida.

“Empecé a escuchar golpazos y cuando me asomé a la carretera vi que un coche se había metido en la rotonda”, explicaba un vecino que en esos momentos se encontraba dando un paseo por la senda paralela a la carretera general. Otros conductores que vieron lo sucedido y pararon sus vehículos para tratar de auxiliar al accidentado narraron su versión a la Policía Local. “Empezó a dar bandazos y se llevó por delante varios elementos de la carretera”, explicaba visiblemente agitado un testigo a los agentes desplazados a la zona.

Los hechos tuvieron lugar poco antes de las cinco de la tarde, si bien las labores de reanimación en el interior de la UVI Móvil se prolongaron durante más de media hora. Una vez que el herido recuperó el pulso, el vehículo sanitario se desplazó a velocidad muy reducida hacia el centro hospitalario, donde el accidentado se mantenía con vida ayudado por respiración artificial y con una vigilancia constante por parte de los médicos.

Si bien el estado del anciano es crítico, los sanitarios mostraron su sorpresa por la fortaleza del hombre que, a pesar de su avanzada edad, sigue manejándose con el coche realizando largos desplazamientos desde su residencia hasta otros puntos del Principado.

Ayuda cívica

El anciano viajaba solo, pero no por ello quedó abandonado a su suerte. Un par de conductores lo auxiliaron rápidamente, llamaron al servicio de emergencias y esperaron a la llegada de los agentes municipales para aportar su testimonio y ayudar a reconstruir el suceso. Mientras tanto, el ya de por sí poco fluido tráfico de la rotonda en la que confluyen los accesos al HUCA, al polígono industrial del Espíritu Santo y al barrio de La Tenderina se vio todavía más ralentizado. El operativo para atender al conductor obligó a cortar parcialmente uno de los tres carriles de la calzada durante casi una hora y, aunque no se precisaron cortes, sí se registraron pequeñas retenciones.

El despliegue generó una gran expectación en la zona, donde conductores provenientes del hospital, desde donde podría venir circulando el accidentado, llegaron a detener su vehículo para ofrecer ayuda al poco de producirse el accidente, pero prosiguieron rápidamente la marcha tras ver que la situación ya estaba controlada por los testigos del siniestro.

Compartir el artículo

stats