El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha dado la razón a la familia de una anciana ya fallecida a la que el Principado reclamó a través de una resolución del 1 julio de 2019 la devolución de los 30.070 euros que la mujer había cobrado supuestamente de manera indebida en concepto por una ayuda por tratarse de una persona dependiente.

La Administración regional alegaba que la señora cobró la prestación de manera irregular porque, a pesar de residir en Oviedo, donde se trasladó varios años atrás a vivir con una sobrina, tenía fijada su residencia en León. Tras varios recursos administrativos sin éxito, el abogado Miguel Martínez Blanco llevó el caso al TSJA y este le ha dado la razón frente a la Consejería de Servicios y Derechos Sociales. Según el texto, la concesión de la ayuda “estaba sujeta a derecho”, y el letrado considera que podría haber más casos como el de sus clientes.