Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los "nuevos" depósitos de agua de Oviedo: construidos en 2004, conectados 17 años más tarde

Aqualia e Infraestructuras mantendrán todavía en funcionamiento la vieja instalación del Cristo “como garantía ante cualquier incidencia”

Los depósitos del Campón.

Los depósitos del Campón.

El área de Infraestructuras y el servicio municipal de aguas de Aqualia han logrado resolver la maldición de los “nuevos” depósitos, si es que tal adjetivo sirve para calificar una infraestructura que se acabó de construir en el año 2004. Pasados 17 años, múltiples averías, complicaciones, y tentativas fallidas de conexión a la red general, Oviedo y Trubia reciben agua ya procedente de los nuevos depósitos del Campón, también en el Cristo, como los viejos, con la vocación de que esta red sea ya la definitiva.

De momento, quizá por la experiencia acumulada en todos estos años de despropósitos y averías insospechadas, el servicio informó ayer que los viejos depósitos de Los Quintos no se desconectarán todavía del sistema y durante algún tiempo convivirán las dos infraestructuras, “como garantía ante cualquier incidencia”.

El concejal de Infraestructuras, Nacho Cuesta, celebró la conexión a la red del nuevo equipamiento. “Por fin ponemos en funcionamiento esta obra, que no ha estado exenta de dificultades a lo largo de todos estos años”, razonó, “pero que definitivamente entra en servicio y mejorará la red de abastecimiento de nuestro municipio. Se gana capacidad de almacenamiento y unas instalaciones modernas acordes a las necesidades actuales”.

Los nuevos depósitos del Campón, conformados por tres vasos con una capacidad conjunta de 75 millones de litros, sustituyen a los antiguos depósitos de Los Quintos, que cuentan ya con más de 50 años y desde el inicio del proyecto amenazaban con fugas y averías.

El nuevo sistema de abastecimiento permitirá disponer, por tanto, de hasta 75 millones de litros de reserva, suficientes para garantizar el abastecimiento a los ovetenses durante más de 24 horas frente a cualquier incidencia. Una capacidad de almacenamiento que se incrementa en 25 millones de litros frente a la que proporcionaba la infraestructura de Los Quintos.

Con la conexión del Campón se pone fin a una peripecia de 19 años desde el inicio de las obras, que arrancaron en 2001. Tres años y nueve millones de euros después, se inauguraban pero no entraban en funcionamiento porque no estaban conectados ni con la red local ni con la planta depuradora.

El Ayuntamiento y la Confederación chocaron después sobre quién debería de asumir la actuación, resuelta finalmente con los planes anticrisis de Zapatero. Averías y fugas en la conducción a la depuradora de Cabornio sumaron nuevos retrasos. Cuando todo estaba supuestamente listo, el nuevo equipo de gobierno todavía tuvo que hacer frente a la instalación de los tanques de cloro en el nuevo sistema, la inspección de Sanidad y, en el último momento, la reparación de un reventón de la tubería en Latores.

Compartir el artículo

stats