Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

juan diego ingelmo | Ganador del concurso del cartel de Semana Santa

Juan Diego Ingelmo: “Me inspiré en la Catedral para hacer el cartel, me hace ilusión ganar donde nací”

“En Castellón somos más de pólvora y fallas, pero este premio es especial, le da realce que sea la primera vez que hay un concurso”

Juan Diego Ingelmo. | LNE

Juan Diego Ingelmo. | LNE

Juan Diego Ingelmo Benavente (Oviedo, 1972) es el ganador del concurso de carteles para la Semana Santa de Oviedo. La obra premiada, realizada mediante la técnica de dibujo con tableta gráfica, se presenta hoy a las doce en el salón de plenos del Ayuntamiento. El autor, que se marchó a vivir a Castellón de niño, pintor de vocación, ilustrador y diseñador gráfico de profesión, ha querido plasmar el significado de la Semana Santa de la ciudad, con la Catedral como protagonista y la presencia de la Virgen, figura esencial en las celebraciones litúrgicas de esos días. Cabe destacar el extenso e importante currículum que atesora el autor, con gran cantidad de premios a nivel nacional e internacional desde el inicio de su trayectoria. Entre ellos, la imagen de una campaña de la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema) o el cartel de la semifinal de la Copa Davis de tenis que se celebró en Gijón en 2012.

–Nació en Oviedo pero ha vivido desde niño en Castellón. ¿Este premio es especial por venir de su ciudad natal?

–Por supuesto que sí. Tengo a Oviedo muy presente siempre en mi vida. Nací en el mismo hospital que la Reina Letizia, con unos meses de diferencia, y viví en la calle Darío de Regoyos cuando solo había praderas alrededor. Me fui de pequeño pero llegué a ir al colegio allí y después he vuelto con mi mujer y mis hijos para enseñarles Asturias.

–La cartelería es un modo de comunicación artística con solera, ¿le gusta especialmente?

–Hoy la cartelería está considerada disciplina del diseño gráfico, que se usa sobre todo en campañas publicitarias. Lo cierto es que grandes pintores como Toulouse-Lautrec se han dedicado a ella. Me gusta diseñar carteles, creo que es posible comunicar mucho a través de ellos.

–En Castellón también ha obtenido numerosos galardones, es usted profeta en sus dos tierras.

–Es cierto, sí, y eso me llena de orgullo, me hace ilusión ganar donde nací. En Castellón he realizado varios años el cartel de las fiestas de la Magdalena, que son las más importantes de la ciudad. Es uno de esos carteles que se esperan con gran curiosidad, para ensalzarlo o para ponerlo verde, que de todo hay, claro.

–Es la primera vez que el cartel de la Semana Santa de Oviedo se decide después de convocar un concurso, ¿le gusta acudir a ellos?

–Es un modo bastante habitual de resolver estas cuestiones. Este premio es muy especial por el cariño que guardo a Oviedo. El hecho de que sea el primer concurso también le da un realce especial que no debemos olvidar.

–¿Resulta difícil inspirarse a varios cientos de kilómetros de distancia?

–La verdad es que internet nos proporciona herramientas magníficas, como imágenes de todo tipo y documentación sobre las celebraciones y las diferentes cofradías. En ese sentido no ha sido complicado. Además, yo conozco la ciudad, lo cual es otra ventaja. De todas formas, los concursos son como las oposiciones. A veces te parece que te ha salido muy bien y cuando lo vuelves a mirar no te convence, lo mandas sin estar muy convencido.

–Su madre es de Salamanca y su padre de Granada; su abuela gijonesa se casó con un militar, una mezcla interesante...

–La verdad es que la herencia genética está bastante repartida, no me puedo quejar (risas). Me parece algo muy enriquecedor.

–En el cartel tiene un papel protagonista la Catedral, ¿por algún motivo en especial?

–Siempre me documento mucho cuando hago un trabajo. Me inspiré en la Catedral y en su entorno, lo que se me viene a la cabeza si pienso en Oviedo. Yo soy católico practicante y también he querido representar a la Virgen María presidiendo. También me he inspirado en los pasos de las cofradías.

–En Castellón no tienen demasiada tradición en procesiones; en Oviedo este año tampoco habrá...

–La Semana Santa se celebra pero no tanto, somos más de pólvora y de fallas. Recuerdo con cariño los carteles de la Magdalena de Castellón de 1999, de 2001 y de 2005, y el de la semifinal de la Copa Davis en Gijón, en 2012. El año pasado hice el cartel del Antroxu en la misma ciudad.

–¿La pandemia también lastra la actividad de los artistas?

–A mí personalmente me afecta bastante. Los concursos que se han convocado este año han estado un poco condicionados a la evolución sanitaria.

–Dice que lo que le gusta de verdad es pintar.

–Sí, así es, pero el diseño no deja de ser una manera de volcar esa expresión artística.

Compartir el artículo

stats