Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El asturiano que votó a Gila y otros mensajes de cabreo electoral

El Archivo Histórico Provincial guarda 1.700 cajas de documentación sobre los comicios celebrados en la región desde 1837, incluidos las papeletas nulas

“Voto a Gila” o “Non vos voto a ninguno”, las papeletas nulas de las elecciones que conserva el Archivo Histórico de Asturias Elena Vélez

“Voto a Gila”, “Socorro”, “Exige que los coches oficiales de alcaldes, diputados y ministros sean de fabricación española y que los autobuses municipales sean Pegaso”, “Cuando sean honrrados tendrán botos y apoyo” (sic), “Podéis acudir todos muy juntitos al excelentísimo Imperio de la Mierda”. Estos son algunas de las papeletas nulas correspondientes a elecciones estatales, autonómicas o locales que el Archivo Histórico de Asturias guarda y conserva como curiosidad y vestigio histórico-social. En la antigua cárcel de Oviedo se pueden consultar estos peculiares documentos que pertenecen a un fondo de más de 1.700 cajas relativas a los procesos electorales celebrados en la región desde mediados del siglo XIX hasta los sufragios más recientes. En concreto, desde 1837 hasta 2015.

“Mucha gente cree que en España no hubo elecciones hasta la llegada de la democracia, pero no es así. A partir de 1834, con el establecimiento del régimen liberal, comienza a haber procesos electorales diferentes a los de ahora. No había Sufragio Universal, era censitario. El voto estaba destinado a varones mayores de edad y con una renta anual”. La directora del Archivo Histórico de Asturias, Concepción Paredes, despliega para LA NUEVA ESPAÑA en una enorme mesa parte de la documentación almacenada. Un trabajador del Archivo se la ha llevado previamente a la sala en un carrito de tipo aeropuerto.

Papeletas nulas. Irma Collín

Saca con sumo cuidado sobres y carpetas de las cajas: “Nuestro fondo electoral se compone de toda aquella documentación que a lo largo del tiempo fue generando la Junta Provincial del Censo Electoral y que, una vez que entra la Democracia, generó la Junta Electoral Central delegada en Asturias”. Así, hay listados, actas y certificaciones de todo tipo. Desde el expediente del censo electoral de 1837, hasta los procesos electorales de la Segunda República, pasando por las elecciones de 1933 con el triunfo de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) o las que dieron el triunfo al Frente Popular, hasta las primeras elecciones democráticas tras la dictadura de Franco y las elecciones a la Alcaldía de Oviedo de hace seis años. “Antes de que haya elecciones, la Junta Electoral Provincial nos tiene que enviar la documentación del proceso anterior. Es decir, si en 1995 había elecciones a Cortes Generales, en el momento en que se convocaron, la Junta Electoral nos envió la documentación de las anteriores”, detalla la directora del Archivo. En base a esta práctica, todo lo relativo a las elecciones de hace cuatro años está pendiente de envío.

Los votos nulos tienen su propio espacio en el fondo electoral. Según Paredes, hay presidentes de mesa que cuando encuentran un voto nulo durante el escrutinio, lo tiran directamente a la basura. Sin embargo, otros optan por conservarlos. “Un voto nulo normalmente lo es porque se han marcado mal las cruces o la papeleta no corresponde a ese sobre, pero otros lo son porque el votante se puso creativo o quiso desahogarse”, razona la directora del Archivo.

Papeletas nulas. Irma Collín

Por ejemplo: “Yo nun falo bable”, “Voto contra la corrupción”, “Body Count. Toma bacalao”, “Voto a Juanín”, “Allez-vous a la merde s’il vous plait (François Miterrand)”, “¡Cagun mi manto! Non vos voto a ninguno”, o “Puta mierda” forman parte del curioso archivo junto a otras papeletas muy ingeniosas que, en algunos casos, son collages. Así, en la lista de manualidades está una papeleta tuneada a las elecciones al Senado de 1989 en la que aparece la lista de corredores del Tour de Francia 89 junto a la frase: “Perico ganador” o una foto en blanco y negro de Isidro Fernández Rozada como candidato a la presidencia del Principado con la leyenda: “Madre mía si sale”. Otros votos nulos hacen referencia al malestar con los mandatarios y contra la corrupción e incluso a procesos económicos y sociales del país y de la región como el intento de Golpe de Estado del 23F o la reconversión industrial asturiana.

Papeletas nulas. Irma Collín

A grandes rasgos, en el edificio de la antigua cárcel se almacena la documentación de las elecciones a la Junta General del Principado, Ayuntamientos y Congreso y Senado español, además de los expedientes de los comicios al Parlamento Europeo y los referéndums. Es una documentación de libre acceso, excepto las listas numeradas de votantes (nombre, apellidos y DNI de los ciudadanos) tal y como establece la ley electoral de 1985. Si alguien quiere consultar las listas a afectos de investigación, tendría que pedir autorización a la Junta Electoral. La documentación más antigua estaba depositada en la Audiencia Provincial, el actual edificio del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), y se transfirió al Archivo Histórico de Asturias en bloque. Luego en los años 80, se empezó a transferir de manera regular la documentación cada vez que iba a haber un nuevo proceso electoral.

Compartir el artículo

stats