Intento de apuñalamiento, persecución y traslado a la planta de psiquiatría del HUCA. Acaba de suceder en la calle de la Argañosa, en Oviedo, y pese a la aparente gravedad de los hechos y el despliegue policial, no ha habido que lamentar más que heridas superficiales.

Según fuentes policiales, los hechos se produjeron en torno a las 20.45 horas cuando se inició una discusión entre dos personas que comparten piso, una de ellas, aparentemente con problemas psiquiátricos. La pelea acabó con un hombre corriendo por La Argañosa y perseguido por otro, con una navaja en la mano. El agredido se refugió en el interior de un bar, y cuando el agresor intentó atacarle, los clientes fueron a detenerle y escapó corriendo. En medio de la fuga, el agresor se deshizo de su navaja y se atrincheró en los baños de otro bar, donde la Policía entró a detenerle y lo sacó en un estado de gran alteración.

El agresor fue conducido al HUCA y al agredido lo atendieron en el centro de salud de unas lesiones en principio muy leves.

Los dos hombres, compañeros de piso, ya habían protagonizado otros incidentes en el barrio.