Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo insta al Principado a buscar soluciones sobre el caso de los "okupas" junto a la Catedral

La concejalía de Seguridad Ciudadana encarga a Políticas Sociales buscar una solución para acabar con el conflicto entre los propietarios y los habitantes de las viviendas

Daniel Fernández en el balcón de su piso "okupado".

Daniel Fernández en el balcón de su piso "okupado".

El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Oviedo, José Ramón Prado instó hoy al Principado a hacer cumplir la ley y proceder a tomar medidas que permitan al desalojo de los "okupas" que desde el mes de enero habitan en doce de los trece pisos de un bloque de la calle Máximo y Fromestano que están a la venta por parte de una inmobiliaria. "Desde el Ayuntamiento de Oviedo, debemos instar siempre al cumplimiento de la Ley, y al desalojo de los "okupas" por parte las autoridades competentes, en este caso el gobierno del Principado de Asturias", señala el edil popular.

Prado considera que el Consistorio debe ser sensible a la situación que atraviesan "quienes se ven obligados a tomar la decisión de ocupar una vivienda", buscando una solución "razonada". Para ello, asegura que su concejalía ya se ha puesto en contacto con la concejalía de Políticas Sociales para pedir la puesta en marcha de mecanismos que contribuyan a solucionar el conflicto entre los "okupas" y los propietarios del inmueble. "En la próxima junta local de Seguridad pondremos este tema encima de la mesa como prioritario", advierte.

Por otro lado, el edil del PP recuerda que su partido propuso en 2020 la creación de una ley que garantice el desalojo de los "okupas" y la devolución de la vivienda a sus propietarios en un plazo de 48 horas. "La actual legislación está lejos de ser la norma que necesitamos, y debe ser sustituida por otra que garantice el desalojo, que recupere el delito de usurpación de bienes inmuebles, que prohíba el empadronamiento y permita a las comunidades de vecinos y a las personas jurídicas acudir a los tribunales", sostiene el concejal.

De todos modos, Prado aboga porque la nueva ley no afecte a los desahucios vulnerabilidad social o económica, "protegiendo así a los más débiles".

Los inquilinos del edificio "okupa" con vistas a la Catedral

“Sabemos que es ilegal, pero si no tenemos dinero no queda otra. O te buscas la vida o te mueres de frío y hambre”. Daniel Fernández llegó a Oviedo procedente de su Galicia natal huyendo de problemas familiares y con la esperanza de rehacer su vida. Desde hace un año vivía al raso y el pasado enero recibió una oferta irrechazable. “Ni me lo pensé. Con un sólo pago me dieron la oportunidad de entrar en una casa como nueva y así evité el riesgo de morir de una hipotermia en la calle”. Desde entonces habita uno de los doce pisos en venta del número 2 de la calle Máximo y Fromestano –en pleno Antiguo y con vistas a la Catedral– junto a otras once familias a las que, supuestamente un individuo al que llaman “el promotor” les facilitó el acceso a cambio de una cantidad de dinero que evitan concretar.

Los nuevos vecinos del casco histórico vivieron de manera discreta en el inmueble hasta hace unas semanas, cuando responsables de la inmobiliaria encargada de dar salida a los pisos, que son propiedad de una empresa madrileña en concurso de acreedores, descubrieron que las viviendas habían sido ocupadas por desconocidos. “Fui con una pareja a ver uno de los pisos para vendérselo y descubrimos que habían cambiado el bombín y varias personas se habían instalado en el interior”, indica Diego Salinas, de la inmobiliaria Atico 10, a la que la entrada de los inesperados inquilinos ha obligado a paralizar la venta de tres inmuebles del bloque que ya habían sido reservados. [Puedes seguir leyendo sus historias aquí]

Edificio “okupa” con vistas a la Catedral

Compartir el artículo

stats