Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hórreo de nueva construcción, la elección del Principado para embellecer el saneamiento de La Corredoria

“Es muy original”, dicen los vecinos sorprendidos por el hórreo que ha levantado el Principado para la nueva estación de bombeo en el barrio

El hórreo construido con las obras de saneamiento de La Corredoria.

El hórreo construido con las obras de saneamiento de La Corredoria.

No era una caseta de obra, tampoco un chalet ni una marquesina de autobús. Residentes de La Corredoria y la vecina localidad de Lugones asisten atónitos estos días a la última fase de unos trabajos que están acaparando la atención de muchos curiosos, justo en el límite entre Oviedo y Siero. El motivo es la construcción de un hórreo de nueva planta cuya finalidad no será la de brindar servicios agrícolas ni mucho menos decorativos. El objetivo de la construcción es dar cobijo a una estación de bombeo pensada para mejorar el saneamiento del río Nora.

La curiosa idea parte del propio Principado. La consejería de Infraestructuras se encuentra actualmente acometiendo un proyecto presupuestado en 3,4 millones para ampliar el colector del río. La estación de bombeo, situada justo enfrente del mayor supermercado del barrio ovetense, es uno de los nuevos elementos que permitirán mejorar la gestión de las aguas fecales en un punto que limita con Venta del Gallo (Siero).

El elemento etnográfico ya puede disfrutarse en todo su esplendor, una vez que los operarios han rematado su tejado, acondicionado sus cuatro pegollos y dejado como una patena la escalera de siete peldaños de piedra. “Es una idea muy original”, indica José Manuel Iglesias, vecino de la calle Pablo Alonso Rato y paseante habitual de la senda que conecta la capital con la localidad lugonesa.

Desde el otro lado de los límites municipales, también aplauden la iniciativa. “Es curioso y digno de elogio que en un tiempo en el que cada vez hay menos hórreos alguien se preocupe de construir algunos nuevos”, indica el cronista oficial de Lugones, José Antonio Coppen, gratamente sorprendido tras ver por primera vez el hórreo en uno de sus frecuentes desplazamientos a la capital asturiana.

Sobre los motivos que llevaron a levantar el elemento etnográfico, la empresa promotora, Construcciones Abamia, afirma haberse ceñido al pie de la letra al proyecto encargado por la administración regional. Esta, por su parte, esgrime motivos estéticos para justificar la decisión. “La idea era conseguir una mejor integración en el entorno”, señalan fuentes de la consejería, confiadas en que la idea, igual de económica que otras alternativas, satisfaga a vecinos y usuarios habituales de la senda del Nora.

Aun así, la actuación no deja de ser vista como un despilfarro por parte de algunos transeúntes que se dicen “totalmente descuadrados” por encontrarse con un hórreo en medio de unas obras de saneamiento. “Me parece que no procede hacer un hórreo ahí y quizás debería destinarse el dinero a otras cosas más útiles”, indica Mario López sin desmerecer el buen resultado de los trabajos. “Está guapo, pero con lo guapo no se come”, advierte.

Reutilizacion de aguas

Por otro lado, la viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí, se reunió ayer con el teniente de alcalde de Oviedo, Ignacio Cuesta, para presentarle el proyecto de 20,2 millones de euros impulsado por el gobierno regional para regenerar los efluentes de la Estación Depuradora de Aguas Residuales Urbanas de Villapérez.

Roqueñí explicó que este mismo año se destinarán 1,25 millones para poner en marcha los trabajos, necesarios para poder dar nuevos usos al agua procedente de la depuradora. “Se trata de una apuesta pionera por la sostenibilidad y la economía circular”, señalaron fuentes de la consejería tras la reunión celebrada de manera telemática entre los representantes municipales y regionales.

Por su parte, Nacho Cuesta se mostró entusiasmado por el hecho de que Oviedo haya sido escogido para llevar a cabo una actuación revolucionaria sobre el tratamiento de las aguas residuales. “Desarrollar un proyecto pionero como éste en Oviedo sería muy interesante y beneficioso para el municipio, y podría resultar de gran utilidad pública por ejemplo para dar servicio a zonas como la Corredoria o el polígono del Espíritu Santo, para el uso de ese agua en las empresas instaladas en el polígono, limpieza de los vehículos municipales de TUA que también están allí asentados, las ambulancias de Transinsa y muchas más empresas”, indicó el edil ovetense adelantando algunos de los posibles usos para el agua depurada.

Compartir el artículo

stats