Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los matices del visto bueno regional a la plaza de toros de Oviedo: Patrimonio ve difícil ampliar el aforo a 5.000 espectadores

El Principado aconseja al Ayuntamiento que no tape con asientos las gradas originales y que no amplíe las entradas y salidas del coso

Estado actual de la plaza de toros de Oviedo.

Estado actual de la plaza de toros de Oviedo.

El Consejo de Patrimonio del Principado de Asturias ha dado por primera vez luz verde a reformar la plaza de toros de Buenavista sin necesidad de quitarle su protección. El visto bueno está, no obstante, condicionado a unas limitaciones relacionadas con el aforo que complican el proyecto si el Ayuntamiento pretende llegar, como plantea inicialmente, a los 5.000 espectadores. Patrimonio considera que es difícil llegar a ese aforo y sugiere al Consistorio que no plantee cifras “a priori”, reforme el edificio respetando sus características protegidas y calcule luego el número de espectadores.

Es cierto que el informe de Patrimonio, al que el Ayuntamiento deberá contestar enviando un nuevo planteamiento de intervención que tenga en cuenta las nuevas exigencias, da unas cuantas de cal y algunas menos de arena, ya que pese a la salvedad del aforo parece permitir todos los planteamientos del plan municipal: eliminar la grada que no es original y recuperar la altura inicial del edificio con un recrecido, cubrir el coso con una cubierta retráctil y techar las dependencias exteriores anexas en la parte posterior el edificio.

Los problemas de aforo son, no obstante, un inconveniente importante al que el Ayuntamiento tendrá que buscar algún tipo de solución si quiere que la reforma le permita alojar grandes espectáculos. Patrimonio ya incide en este problema al abordar el primer aspecto de la propuesta municipal, referida a mantener las gradas y el ruedo originales adecuándolas con nuevos asientos. Patrimonio aplaude que se conserven e incluso no ve problema a instalar un sótano debajo ni a retirar puntualmente los elementos propios de las corridas de toros, pero se pregunta hasta qué punto tiene sentido tapar con nuevos elementos un graderío original que se pretende conservar. Es el edificio el que establece su capacidad máxima, aclaran, y no se debe, al revés, partir de un aforo determinado y exigir al edificio más de lo que ofrecen sus valores culturales.

Las indicaciones de Patrimonio sobre la reforma del coso de Buenavista

6

8

4

5

3

2

1

9

12

11

7

10

Ensanchar entradas y salidas.

(O se dejan como están y se calculan nuevos aforos o se ensanchan “ligeramente”, de forma “excepcional” y con “difícil encaje legal”).

8

Cubierta con apertura retráctil, justificada por el nuevo uso.

9

Sótano bajo el ruedo.

Eliminar el segundo

graderío no original.

5

1

Se cubren las dependencias

y zonas exteriores.

10

Conservación del primer

tramo de gradas (original).

2

Recrecer dos niveles

hasta recuperar la altura

original del proyecto

de De la Guardia.

6

Se añaden nuevos elementos funcionales (aseos, zona de prensa, bar) bajo las nuevas gradas.

11

Retirar y conservar elementos

propios de las corridas.

3

Nuevas fachadas en el

recrecido. (No han de ser

ni miméticas ni ajenas

al conjunto).

7

Adecuación del primer tramo

de gradas con asientos.

Debe estudiarse la zona de toriles y determinar qué se conserva.

4

12

Las indicaciones de Patrimonio sobre

la reforma del coso de Buenavista

6

8

4

5

3

2

1

9

12

11

7

10

Sótano bajo el ruedo.

1

Conservación del primer tramo de gradas (original).

2

Retirar y conservar elementos propios de las corridas.

3

Adecuación del primer tramo de gradas con asientos.

4

Eliminar el segundo graderío no original.

5

Recrecer dos niveles hasta recuperar la altura original

del proyecto de De la Guardia.

6

Nuevas fachadas en el recrecido. (No han de ser

ni miméticas ni ajenas al conjunto).

7

Ensanchar entradas y salidas. (O se dejan como están y se calculan nuevos aforos o se ensanchan “ligeramente”, de forma “excepcional” y con “difícil encaje legal”).

8

Cubierta con apertura retráctil, justificada por el

nuevo uso.

9

Se cubren las dependencias y zonas exteriores.

10

Se añaden nuevos elementos funcionales (aseos, zona de prensa, bar) bajo las nuevas gradas.

11

Debe estudiarse la zona de toriles y determinar qué

se conserva.

12

Las indicaciones de Patrimonio sobre la reforma del coso de Buenavista

6

8

4

5

3

2

1

9

12

11

7

10

Ensanchar entradas y salidas.

(O se dejan como están y se calculan nuevos aforos o se ensanchan “ligeramente”, de forma “excepcional” y con “difícil encaje legal”).

8

Cubierta con apertura retráctil, justificada por el nuevo uso.

9

Sótano bajo el ruedo.

Eliminar el segundo

graderío no original.

5

1

Se cubren las dependencias

y zonas exteriores.

10

Conservación del primer

tramo de gradas (original).

2

Recrecer dos niveles

hasta recuperar la altura

original del proyecto

de De la Guardia.

6

Se añaden nuevos elementos funcionales (aseos, zona de prensa, bar) bajo las nuevas gradas.

11

Retirar y conservar elementos

propios de las corridas.

3

Nuevas fachadas en el

recrecido. (No han de ser

ni miméticas ni ajenas

al conjunto).

7

Debe estudiarse la zona de toriles y determinar qué se conserva.

Adecuación del primer tramo

de gradas con asientos.

4

12

Menos problemas plantea la demolición del graderío añadido ni la instalación de unas gradas superiores conforme a la plaza original. Pero las fachadas de esos recrecidos, aclara Patrimonio, no podrán tener ni un acabado “mimético” ni uno “completamente ajeno al edifico”. Además, y este es el problema principal, el Ayuntamiento pide ensanchar las puertas de entrada y salida, que son las que determinan los aforos por las normativas de seguridad, pero el Consejo pone pegas. La solución fácil es no tocarlas y calcular los aforos en función a los anchos actuales, lo que supondría rebajar el aforo ideal de la plaza en un 40%, según una estimación de fuentes conocedoras del proyecto. Ensanchar “ligeramente”, valora Patrimonio como opción B, sería “excepcional”, “de difícil encaje legal” y podría acabar con “demoliciones innecesarias”.

No hay problema con la cubierta retráctil, justificada por el nuevo uso, pero exigiendo ser muy cuidadoso con el resto del conjunto.

Por último, el Consejo informa favorablemente de las dos últimas propuestas: cubrir los edificios anejos de la parte posterior de la fachada e instalar, debajo de las nuevas gradas una serie de elementos funcionales de los que el coso carece en la actualidad, tales como zona de prensa, aseos, bar, etcétera. Sí pide, no obstante, que el conjunto de edificios anexos y la zona de toriles requiere un estudio más detallado para determinar qué debe conservarse y qué no en esa parte de la plaza de toros de Buenavista.

Canteli: “Es un día para estar felices, ya no hay marcha atrás en la recuperación del coso”

El Alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, se declaró ayer “orgulloso del trabajo realizado” con la plaza de toros y “convencido” de que “ya no hay marcha atrás para la recuperación” del coso, una infraestructura de “vital importancia” y un compromiso personal suyo, aclaró. La luz verde de patrimonio es, resumió, “una prueba más de que este alcalde cumple lo que dice; es un día para estar muy felices”. El Alcalde se mostró muy contento con la idea de recuperar la altura original de Juan Miguel de la Guardia, “haciéndole así un pequeño homenaje a una persona que tuvo una importancia vital en el desarrollo urbanístico de Oviedo”, explicó. Con la reforma, aseguró Canteli, Oviedo podrá contar “con una instalación polivalente de la que carece actualmente, y en la que se puedan celebrar eventos de todo tipo”. El Alcalde no se olvidó de reiterar su “agradecimiento público tanto a la consejera de Cultura, Berta Piñán, como al director general de Patrimonio, Pablo León, por su buena disposición a la hora de atender nuestras peticiones y la sensibilidad mostrada con nuestro patrimonio histórico y cultural”. Por su parte, el concejal de Urbanismo, Nacho Cuesta, declinó entrar en detalles sobre el informe hasta no recibirlo de manera oficial. “Habrá que ver el alcance de los requerimientos que impone Cultura, ya que la actuación que planteemos en la plaza será muy costosa, por lo que tendrá que resultar rentable para el Ayuntamiento y los ovetenses. Una rentabilidad que se traduciría en permitir, por ejemplo, aumentar de manera sustancial el actual aforo”, señaló.

Compartir el artículo

stats