Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mujeres militares explican cómo es el ejército a los alumnos ovetenses: "Un trabajo duro, pero muy bonito"

Tres soldados de Cabo Noval visitan el colegio Buenavista II y mantienen un diálogo con los estudiantes

Las mujeres militares rompen estereotipos en el cole Amor Domínguez

“El ejército es como es: duro, pero muy bonito. Y al que le guste va a ser feliz, sea hombre o mujer”. Con estas palabras explicaba ayer Irene Estefanía Cervantes Dobbertin, sargento 1.ª de Infantería Ligera, su visión sobre el ejército, en el marco de un encuentro con los alumnos y alumnas de quinto y sexto cursos del colegio público Buenavista II. Un centro al que la sargento acudió junto a otras dos militares, la comandante psicóloga Luisa Marlen Fernández García-Ovies y la teniente enfermera Alicia Fernández-Lozano, para compartir un encuentro con los alumnos dentro del programa de actividades impulsado por el centro con motivo del Día Internacional de la Mujer.

La actividad, promovida por la Delegación de Defensa del Principado de Asturias y el Buenavista II con la colaboración del Acuartelamiento Cabo Noval, encandiló a los alumnos desde el primer momento. “Al principio estaban muy callados, fue algo que me llamó la atención. Pero en cuanto se abrió el turno de preguntas se les vio muy animados, muy curiosos”, relataba la comandante psicóloga Luisa Marlen Fernández. Durante la charla, las tres militares explicaron a los alumnos cómo habían entrado al cuerpo y en qué consiste su trabajo. “Les llamaban la atención las cosas que traían la sargento y la teniente, el equipo que llevaban encima”, señala Luisa Marlen Fernández.

Cómo llevaron el confinamiento en el acuartelamiento, qué tipo de equipo manejan o cuestiones relativas al armamento fueron algunas de las preguntas que les transmitieron los alumnos. Uno de ellos incluso inquirió a la sargento Cervantes si tenía que quitar ella misma el seguro de las armas antes de disparar.

Pero acaso lo que más sorprendió a los alumnos fue la diversidad de trabajos que se pueden desarrollar dentro de las fuerzas armadas, algo que comprobaron a través de las experiencias personales de las tres militares. “Hice enfermería por el ámbito civil y luego oposité para entrar al ejército. Una vez dentro, encontré que había salidas muy amplias, porque los sanitarios podemos y a los tres ejércitos. Podemos prestar asistencia en un buque, o atender a un paciente en el aire, a bordo de un helicóptero, o estar trabajando bajo el fuego. Es algo muy llamativo para nosotros”, relata la teniente enfermera Alicia Fernández-Lozano.

"Podemos prestar asistencia en un buque, o atender a un paciente en el aire, a bordo de un helicóptero, o estar trabajando bajo el fuego. Es algo muy llamativo para nosotros”, relata la teniente enfermera Alicia Fernández-Lozano

decoration

“Yo quería ser militar desde pequeñita. Al terminar los estudios entré de tropa, después me hice suboficial y ahora soy sargento primero”, relata Irene Estefanía Cervantes, quien tiene claro que todo aquel que sienta la vocación por servir en el ejército puede lograrlo, con entrenamiento y constancia.

La trayectoria de la comandante psicóloga Luisa Marlen Fernández fue un poco distinta. “Tenía muy claro que quería ayudar a los demás y me orienté por la psicología, especializándome luego en la aplicada al deporte. Buscaba trabajo y un familiar me habló de las oposiciones a las fuerzas armadas. No pensaba que iba a ser algo fijo, pero me gustó e hice carrera”, explica la ovetense, que lleva ya dieciséis años en el ejército.

A juicio de Carmen Fonseca, la directora del colegio público Buenavista II, este tipo de testimonios son muy valiosos para los alumnos. “Queríamos mostrar a mujeres con profesiones no habituales, y tanto el ejército como la Policía Local de Oviedo, que también colabora en las jornadas, nos daban esa oportunidad, porque además son temas que a los alumnos les gusta y queríamos que valoraran cómo es el funcionamiento de estos trabajos en nuestro país”. El secretario general de la Delegación de Defensa en el Principado, José Ángel Hevia, que acompañó a las tres militares al centro, celebra este tipo de actividades, que permiten mostrar a los alumnos la realidad de un ejército español que apuesta por la igualdad: “Las evaluaciones para militares son las mismas para hombres y mujeres, y ya existe, en el Cuerpo de Ingenieros Politécnicos, una mujer general”, señala, en referencia a Patricia Ortega. Ella es la abanderada de otras muchas mujeres que, se espera, accederán a los puestos de mando en los próximos años.

Compartir el artículo

stats