Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estado cofinanciará el proyecto de Ribera de Arriba para la Casa de las Artes de Bueño

El Ministerio para la Transición ecológica aportará 500.000 euros, la mitad de lo que costarán las obras para adecuar el antiguo palacio del pueblo

Fachada principal de la casa de los Prieto en Bueño. | LNE

El Ministerio para la Transición Ecológica aportará 500.000 euros del millón que supondrá para el Ayuntamiento de Ribera de Arriba convertir la antigua casa de los Prieto, construida en el siglo XVIII, en la Casa de las Artes en Bueño. El palacio del pueblo se sumará así a la nutrida oferta cultural del concejo. Los fondos aportados por el Miteco se encuentran dentro del marco de subvenciones que el Estado ofrece a municipios afectados por el cierre de centrales térmicas de carbón, con el objetivo de que fomenten la creación de empleo sostenible y generen nueva actividad económica en los concejos. El proyecto para la antigua casa de los Prieto es uno de los quince benefiaciarios de toda España y el único de Asturias que ha conseguido este tipo de financiación.

El diseño elaborado por los técnicos municipales de Ribera de Arriba, para convertir el palacio en la futura Casa de las Artes, contempla un ambicioso plan de actuación en los tres espacios del palacio –casona, edificio auxiliar y finca– y hace especial hincapié en la casona al ser el inmueble qué más reforma necesitará al albergar la mayor parte de salas de uso cultural. El edificio auxiliar se destinará a aparcamiento y la finca a la celebración de eventos y actos culturales aire libre, mientras que, en la casona, las salas y espacios polivalentes se distribuirán en sus tres plantas; baja, primera y bajo cubierta.

Salas polivalentes

Así, en la planta baja se ha proyectado instalar la recepción con suelo de canto rodado y techo de vigas de madera vista, guardarropa, aseos y una sala polivalente para pequeñas conferencias y ruedas de prensa que ocupará el antiguo salón de la casona, dotado de una gran chimenea. En la primera planta, con un corredor orientado al Sur y dimensiones suficientes para hacer reuniones al aire libre, habrá otra sala polivalente con capacidad para actos de 35 o 40 personas en una estancia que aún conserva el piano de cola de la antigua familia propietaria, los Prieto. También en esta planta se habilitará una tercera sala polivalente en la que hay mobiliario fácilmente apilable, una salita para reuniones de dos o tres personas y un almacén. Por último, el proyecto municipal contempla usar el bajo cubierta como un lugar mixto. Por un lado, el público podrá contemplar los muebles de la vivienda original y, por otro, asistir a reuniones y conferencias e incluso estudiar gracias a unos paneles movibles que generarán tres o más salas en función del aforo. En esa planta también habrá un desván y un aseo, y los operarios eliminarán el falso techo para que todas las estancias tengan una altura mínima de 2,50 metros.

La superficie total de la parcela en la que se ubican la casona y el resto de las construcciones es de 4.769 metros cuadrados. Solo el palacio tiene una superficie construida de 605 metros cuadrados, a los que hay que sumar los 70 metros cuadrados de otro inmueble auxiliar que también se encuentra incluido en el proyecto para la Casa de las Artes.

Comprado en 2017

La compra del palacio de los Prieto se cerró en el otoño de 2017 por el entonces alcalde, el socialista José Ramón García, convencido de que el inmueble tenía potencial para albergar usos municipales. Un proyecto con el que ha continuado el actual regidor, el también socialista, Tomás Fernández. La centenaria casona era propiedad de los hijos del gran benefactor local Carlos Prieto y Fernández de la Llana, el prestigioso chelista Carlos Prieto y Juan Luis Prieto. La operación incluyó la casona, un palacio rural tradicional actualizado con reformas posteriores, una panera del siglo XIX y dos fincas. En total, suman unos 5.000 metros cuadrados. En la misma semana de la adquisición, el Ayuntamiento de Ribera de Arriba ya destinó 200.000 euros al edificio para acometer reformas urgentes que garantizasen la conservación del inmueble. En 2019 se realizó una rehabilitación parcial del edificio, a la que se sumará el proyecto para darle, finalmente, el uso cultural deseado por el Ayuntamiento. Un nuevo espacio para las artes en Bueño, que ya cuenta con un festival de jazz, jornadas de fado, un festival de cine y un concurso de pintura al aire libre.

Compartir el artículo

stats