Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Ascensión quiere sobrevivir este año al covid: Oviedo prepara tres días de actividades presenciales en la Losa tras el fin del estado de alarma

Sanidad ve viable el tradicional mercadillo, previsto entre el 14 y el 16 de mayo, y la concejalía de Festejos estudia organizar un festival folclórico con aforo limitado

Una de las carpas con ganado montadas en la Losa durante la Ascensión de 2019. | Miki López

Una de las carpas con ganado montadas en la Losa durante la Ascensión de 2019. | Miki López

Los ovetenses podrán volver a disfrutar de la Ascensión en la Losa esta primavera si los efectos de la pandemia se relajan. La concejalía de Festejos trasladó en una reciente reunión mantenida con miembros del comité asesor del Gobierno regional en materia de covid su propuesta de celebrar de manera presencial el tradicional mercadillo en la plaza de los Ferroviarios. Las autoridades sanitarias ven a priori viable la cita, pues se celebraría entre el 14 y el 16 de mayo, justo la semana después de la fecha prevista para el fin del actual estado de alarma, si bien todo dependerá de la evolución de los contagios y el ritmo de vacunación.

La concejala de Festejos, la popular Covadonga Díaz, se comprometió con los expertos sanitarios a elaborar una propuesta firme sobre la programación festiva. El Ayuntamiento no ve diferencias entre los puestos de la Ascensión y otros mercadillos que se celebran en la región, si bien deberá de establecerse un riguroso protocolo para controlar aforos y garantizar la distancia de seguridad tanto entre vendedores como visitantes.

La propuesta municipal para las fiestas de la Ascensión irá, no obstante, más allá. Díaz valora la posibilidad de organizar actuaciones musicales y culturales en torno a esas fechas. La convocatoria de un festival de tonada o de una serie de manifestaciones folclóricas son iniciativas que están sobre la mesa. La intención es que dichas actuaciones se celebren en un recinto cerrado, bien el Auditorio, el Filarmónica o el Campoamor, con protocolos similares a los de los conciertos de San Mateo o las recientes actuaciones de carnaval. “El programa de folclore en la calle está suspendido actualmente y por ello estudiamos alguna propuesta para dar visibilidad a los grupos”, explica Díaz.

Ambas partes, Ayuntamiento y Principado, quedaron en volver a reunirse más adelante, ya con la propuesta formal en la mano, para decidir, atendiendo a la situación sanitaria del momento, si finalmente se llevan a cabo estos actos presenciales. El año pasado, el confinamiento impidió la celebración de los tradicionales festejos, pero se pudieron realizar compras a los productores y expositores habituales a través de internet.

En lo que respecta a la posibilidad de recuperar la feria ganadera, todavía no hay noticias. El Ayuntamiento anunció el año pasado su recuperación en una parcela de titularidad municipal de La Florida. La pandemia truncó esos planes y, aunque el gobierno local tiene entre ceja y ceja la apuesta de habilitar un recinto ferial en dichos terrenos, parece improbable que pueda haber algún tipo de evento de este tipo durante 2021. De todos modos, fuentes municipales apuntan que “todavía es pronto” y están abiertos a promover actividades adaptadas a las restricciones del momento.

En caso de poder organizar finalmente la Ascensión, el evento sentaría precedente para otras iniciativas festivas en el municipio. A día de hoy, la mayoría de las comisiones de fiestas dan por perdidas sus celebraciones de mayo y junio, si bien algunas, como la de La Florida, se mostraron dispuestas a agotar los plazos antes de decretar la suspensión definitiva. Los promotores de las fiestas de los barrios dudan que este año se puedan recuperar las reuniones multitudinarias y es por ello que algunas solo se plantean mantener una pequeña parte del programa como, por ejemplo, el tradicional reparto del bollo. Medida que ya han descartado los organizadores de las fiestas de San Juan de La Corredoria y la propia comisión de La Florida.

Por parte del Ayuntamiento, la intención es ir “partido a partido” y valorar la celebración de los diferentes eventos propuestos atendiendo estrictamente a la situación sanitaria y las restricciones impuestas por parte de las autoridades regionales. “La seguridad es lo primero”, sostiene el Consistorio a pesar de su interés por generar actividad económica en la ciudad “en la medida de lo posible”.

Compartir el artículo

stats