Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Setenta casetas a lo largo de la Losa sustituirán a las carpas de la Ascensión

La feria, del 14 al 16 de mayo, no tendrá ni cita ganadera ni mercado asturiano en el centro, pero sí un escenario con música tradicional

La Losa en la Ascensión, en la edición de 2014. | Luisma Murias

La Losa en la Ascensión, en la edición de 2014. | Luisma Murias

Adiós a las carpas de la Ascensión. El habitual paisaje de la Losa convertida en un mar de plástico en ebullición –gaitas, aves de corral, cabrales y gentío– durante la gran fiesta del campo en la ciudad también se lo llevará por delante el virus. Al menos este año. La concejalía de Festejos acaba de confirmar que en la edición que están preparando para este año y que se desarrollará los días 14, 15 y 16 de mayo, se prescindirá de estos grandes recintos atechados y cerrados por las complicaciones de aforo y gestión del público que ofrecen en el contexto de la pandemia y porque así lo recomiendan las medidas de seguridad.

Pero lo que no se reducirá será la presencia de los productos tradicionales asturianos, pues, según recalca la concejala responsable del área, Covadonga Díaz, las carpas se sustituirán por casetas, y habrá tantas como productores hubo en la última edición: setenta puestos.

Frente a las carpas, las casetas no solo ofrecen un acceso con menos dificultades de gestión de los aforos, sino que cada uno de estos elementos se colocará con la separación obligada de tres metros para frenar las aglomeraciones.

Será un sistema similar al que el Ayuntamiento de Oviedo ya probó, con éxito, durante las pasadas fiestas con el mercadillo navideño de Porlier y la plaza de la Catedral. Se volvieron a instalar casetas, como en el año anterior, pero con un sistema mejorado y también con un aprovechamiento del espacio óptimo.

En la Losa, tal y como está acabando de diseñar el equipo de Festejos, las casetas de los distintos productores asturianos se agruparán en hasta tres núcleos. El principal se extenderá por el paseo principal, la avenida Fundación Princesa de Asturias, ocupando tan solo la zona de rodadura y dejando libres las aceras a uno y otro lado. El segundo grupo de casetas se articulará en el tramo de losa que corre paralelo, por el interior, la calle Samuel Sánchez y que finaliza en la intersección con Ramiro I.

Por último, un pequeño grupo de casetas se dispondrán delante de la plaza de los Ferroviarios, tras cruzar Viaducto Marquina pero antes de la zona atechada que conduce a las niveles superiores de la estación.

De hecho, la mayor parte de este segundo tramo de la Losa quedará despejado de casetas, y se reservará este extremo de la explanada para instalar un escenario con las localidades acotadas con sillas, de la misma forma que se hizo durante el verano para respetar las medidas de seguridad por el virus y mantener la actividad musical al aire libre.

En este escenario primará, explican en Festejos, la programación de grupos de música tradicional y de tonada asturiana. A lo largo de este paseo lleno de casetas también está previsto que puedan actuar los grupos de baile tradicional que este año vieron muy restringida su presencia en las calles por culpa de la pandemia.

La programación de la Ascensión será, pues, netamente asturiana y tradicional y se ceñirá a la Losa de Renfe. La única excepción, aunque todavía no confirmada, sería el posible traslado de alguna actuación especial al Auditorio Príncipe Felipe.

De momento, Festejos todavía está acabando de diseñar los detalles de la programación que tampoco tiene, todavía, un cartel oficial.

Mercado de ganado

Lo que Covadonga Díaz sí ha descartado ya es que este año se pueda volver a organizar una feria de ganado. La situación de la pandemia aconseja de momento suspenderla, sin que el Ayuntamiento haya podido llegar a valorar qué modelo seguir este año. Durante los años de gobierno de Gabino de Lorenzo, la feria ganadera de la Ascensión, una de las más importantes en el calendario, se asoció a la de Llanera, que pasó, así, a organizar la Ascensión con una gran afluencia de cabezas de ganado y mucha actividad. El gobierno anterior dio por rota esta alianza y trató de relanzar una feria ganadera propia de la Ascensión en Olloniego, con escaso éxito.

Ahora los planes para retomar el certamen quedan en suspenso a la espera de tiempos mejores. Las complicaciones de seguridad derivadas de la pandemia también han obligado a cancelar el mercado asturiano que se organizaba en la zona centro, alrededor de las calles Porlier y de la Catedral. Fuentes de la concejalía indican que la presencia de puestos de comida en la calle durante el fin de semana es una de las actividades para las que los servicios sanitarios regionales ponen más pegas a la hora de conceder las autorizaciones.

La Ascensión de 2021 quedará, pues, como un modelo de fiesta de transición que tratará de aprovechar los resquicios del fin del estado de alarma con la confianza de que a mediados del mes de mayo la situación no haya empeorado y no existan nuevas restricciones que impidan la celebración de la feria en este formato diseñado para evitar aglomeraciones.

Compartir el artículo

stats