Agentes de la Policía Nacional detuvieron al gerente de un establecimiento hostelero de la calle Silla del Rey que supuestamente escondía cocaína en dos envases que fueron localizados por los perros del cuerpo durante una investigación rutinaria realizada en varios locales de la ciudad con el objetivo de atajar la venta al menudeo de droga.

La visita de los funcionarios tuvo lugar a las siete y media de la tarde del pasado viernes. La perra “Gea” señaló dos puntos del interior del local: un plástico termo sellado que contenía sustancia blanca –presumiblemente, cocaína– y un trozo de plástico conteniendo otra cantidad de la misma sustancia.

Durante la inspección también se intervinieron tres teléfonos móviles, 960 euros distribuidos en diferentes billetes y una báscula de precisión, además de la sustancia ilegal, efectos todos ellos indicadores de una presunta actividad de posesión para la distribución y tráfico de sustancias tóxicas.