DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cáritas lanza un serio aviso sobre la pobreza en Asturias: La pandemia disparó las peticiones de ayuda hasta las 12.434 en 2020

La ONG de la Iglesia denuncia dificultades y trabas en la tramitación del ingreso mínimo vital, lo que agrava la situación de vulnerabilidad

Cáritas Asturias.

Cáritas Asturias.

La pandemia deja tras de sí una estela de dramas económicos y humanos que Cáritas Diocesana de Oviedo ha tratado de paliar en un año tan duro como 2020. A lo largo de los doce meses la ONG de la Iglesia Católica ayudó a un total de 12.434 personas que conviven en 5.158 hogares. Entre ellos, más de 2.000 solicitaron por primera vez ayuda de la entidad, por circunstancias derivadas de la pandemia. Así lo puso ayer de relieve Aurora García, directora de Cáritas Asturias, durante la presentación de la memoria anual de Cáritas en el Seminario Metropolitano de Oviedo.

Los hogares que han sido acompañados por primera vez suponen el 42% del total de los atendidos a lo largo del año. De ellos, casi la mitad acudieron a Cáritas en los meses del confinamiento, como resaltó Pilar Díaz Cano, responsable de análisis y estudios de Cáritas Diocesana de Oviedo.

“Los servicios de acogida de Cáritas constituyeron uno de los primeros y principales mecanismos de protección a los que acudieron las familias cuando se encontraron en situación de necesidad”, añadió Aurora García, directora desde el pasado 30 de diciembre. En el perfil de los demandantes de atención destacan los hogares de una pareja con hijos con un 26%, seguidos de los hogares monoparentales con un 21% y los hogares unipersonales, con un 20% sobre el total.

El acompañamiento en cifras

1.283.269

2.151

12.434

euros invertidos

desde Cáritas

Parroquiales

hogares

atendidos por

vez primera

personas

acompañadas

5.158

hogares

acompañados

1.740

1.392

personas que

recibieron ropa

2.404

personas mayores

atendidas

hogares

migrantes

11

8

personas

reclusas

hogares

de reclusos

Apoyo a proyectos de cooperación internacional en:

Benín, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, Filipinas, Guatemala, Haití, Líbano, Nepal, Palestina, Perú, República Democrática del Congo, Siria, Sudán del Sur, Ucrania y Venezuela.

De izquierda a derecha, Ramón Méndez-Navia, Pilar Díaz Cano, Yadira Portillo y Aurora García.

El acompañamiento en cifras

1.283.269

5.158

12.434

euros invertidos

desde Cáritas

Parroquiales

hogares

acompañados

personas

acompañadas

2.404

1.392

2.151

hogares

migrantes

personas mayores

atendidas

hogares

atendidos por

vez primera

11

8

personas

reclusas

hogares

de reclusos

1.740

personas que

recibieron ropa

Apoyo a proyectos de cooperación internacional en:

Benín, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, Filipinas, Guatemala, Haití, Líbano, Nepal, Palestina, Perú, República Democrática del Congo, Siria, Sudán del Sur, Ucrania y Venezuela.

De izquierda a derecha, Ramón Méndez-Navia, Pilar Díaz Cano, Yadira Portillo y Aurora García.

El acompañamiento en cifras

1.283.269

2.151

12.434

euros invertidos

desde Cáritas

Parroquiales

hogares

atendidos por

vez primera

personas

acompañadas

5.158

hogares

acompañados

1.740

1.392

personas que

recibieron ropa

2.404

personas mayores

atendidas

hogares

migrantes

11

8

personas

reclusas

hogares

de reclusos

Apoyo a proyectos de cooperación internacional en:

Benín, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, Filipinas, Guatemala, Haití, Líbano, Nepal, Palestina, Perú, República Democrática del Congo, Siria, Sudán del Sur, Ucrania y Venezuela.

De izquierda a derecha, Ramón Méndez-Navia, Pilar Díaz Cano, Yadira Portillo y Aurora García.

Ramón Méndez-Navia, secretario general de Cáritas, denunció las trabas y dificultades que deben superar los solicitantes del Ingreso Mínimo Vital, un factor que agrava la situación de quienes se encuentran en situaciones de extrema vulnerabilidad.

Solamente un 1% de los hogares cuentan con ingresos procedentes del Ingreso Mínimo Vital, que en cambio, ha sido solicitado por el 5,4% de los demandantes de apoyo.

Méndez Hevia resaltó “la explosión de solidaridad que la sociedad asturiana mostró desde el inicio del estado de alarma”, que se manifestó de manera muy intensa desde el lanzamiento de la campaña Cáritas ante el coronavirus. Un total de 769 personas se convirtieron en nuevos colaboradores de Cáritas, que recibió 409.917 euros en donativos destinados a paliar los efectos de la pandemia. La crisis económica se ceba ahora especialmente con emigrantes y refugiados con escasos recursos, en situación irregular. Los migrantes representan el 50,3% sobre el total de los atendidos en 2020. El 74.4% de las familias proceden de países de Latinoamérica y el Caribe, con preponderancia de Venezuela y Colombia. El hogar monoparental “tipo” suele estar formado por una mujer entre los 40 y 44 años con al menos un hijo a cargo. Los hogares unipersonales están formados por un 54% de mujeres. Un 48% de las personas tienen una edad comprendida entre los 45 y 65 años y un 15% tiene más de 65 años. El 38% están solteros y el 23% se encuentran separados o divorciados. La brecha de la exclusión se ha ahondado en los pasados meses. El perfil de hogar que acude a Cáritas cuenta con muchos menos recursos económicos y se encuentra en una situación de exclusión y pobreza económica severa. Sólo 512 familias tienen a algún miembro trabajando, aunque sin ingresos suficientes, por lo que acudieron a los servicios de acogida.

Cáritas cuenta con tres programas especializados, empleo e inserción sociolaboral que ofrece a las personas en riesgo o en exclusión social. El programa de empleo acompañó a 614 personas, en su mayoría mujeres y personas migrantes. Una de ellas es la venezolana Yadira Portillo, que salió adelante gracias a Cáritas y que ayer ofreció un desgarrador testimonio de su llegada a España, tras haberlo perdido todo en su país. “En los hospitales no hay ni un algodón, y tienes que llevar hasta el agua para bañarte, eso sin hablar de los continuos cortes eléctricos que llegan sin avisar”, aseguró con la voz entrecortada por la emoción.

Cáritas tiene una red de 1.680 voluntarios en Asturias, aunque un alto porcentaje supera ya los 65 años, (uno de los grupos de riesgo ante el virus). Esto ha supuesto que un 11% de los voluntarios hayan tenido que interrumpir la actividad en estos meses.

Compartir el artículo

stats