Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El arzobispo Sanz Montes tacha de “estrategia ideológica” ciertas medidas contra el covid

La autoridad eclesiástica carga contra los que “cercenan libertades” y “ponen en riesgo” trabajos, con un efecto “cruel” en las familias

El arzobispo de Oviedo saluda a Alfredo Canteli y a Nacho Cuesta durante la misa de Ramos, ayer, en la Catedral; en primer término, el deán Benito Gallego. | Irma Collín

El arzobispo de Oviedo saluda a Alfredo Canteli y a Nacho Cuesta durante la misa de Ramos, ayer, en la Catedral; en primer término, el deán Benito Gallego. | Irma Collín

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, criticó ayer abiertamente algunas de las medidas establecidas por las administraciones para tratar de frenar la expansión de la pandemia. Durante la homilía de la tradicional misa de Ramos y, posteriormente, a las puertas de la Catedral, Sanz Montes se mostró totalmente en desacuerdo con algunas restricciones que considera estrategias “políticas e incluso ideológicas” y que están afectando gravemente a la economía de las familias, fundamentalmente a las que viven del comercio, de la hostelería y de otros negocios limitados por los aforos o los horarios. “Hay medidas sanitarias que reconocemos justas y necesarias y con responsabilidad las asumimos, pero hay otras que tienen un calado político con intencionalidad ideológica que extrañamente cercenan las libertades, ponen en alto riesgo la supervivencia laboral de empresas y pequeños comercios y tienen una cruel incidencia en las familias”, sostiene el Arzobispo.

Foto de familia de todos los miembros del equipo de gobierno más los dos ediles de Vox, Cristina Coto y Hugo Huerta, en el centro, entre García Quintana y Covadonga Díaz, ayer, frente a la Catedral. | Irma Collín

El discurso del máximo responsable de la Iglesia asturiana no se quedó ahí. “Ahí están unas y otras medidas. Las primeras nos ayudan a salir adelante en medio de esta pandemia que nos asuela. Las segundas nos utilizan buscando otros intereses que no se confiesan jamás, pero que son fácilmente rastreables”, afirmó. “El confinamiento de la libertad de expresión y el desgaste de algunas administraciones que tienen siglas políticas contrarias nos hacen caminar en medio de este escenario con prudencia sanitaria, pero también con espíritu crítico”, señaló.

“Sin dar ningún nombre ni ninguna sigla, habría que pensar si estamos construyendo un escenario nuevo tras la pandemia o estamos aprovechándonos de ella para otras cuestiones bien distintas”, añadió el arzobispo de Oviedo.

Feligreses haciendo cola para confesarse, ayer, en la Catedral. Irma Collín

Sanz Montes puso a los hosteleros como ejemplo de un sector damnificado por esas medidas que critica. “Un ejemplo muy concreto es el de la hostelería. Habría que mirar al sector como se mira dentro de un teatro o dentro de la misma iglesia. Claro que hay que imponer medidas, pero las adecuadas y razonables. Ahora, otro tipo de medidas que cercena completamente el sector, que puede afectar incluso a su libertad y que cierra un espacio a cal y canto, habría que ver si son o no justas. Yo las cuestiono”, señaló el arzobispo. Y fue más allá. “En cuanto a la limitación de horarios pasa exactamente igual. Se está pagando un alto precio en las empresas y comercios y sobre todo en las familias, que son las que pagan el pato”, dijo.

El arzobispo de Oviedo realizó estas declaraciones al término de una misa que sirvió de pistoletazo de salida para una Semana Santa sin procesiones, tras una ceremonia en la que ni siquiera pudo bendecir los ramos “por orden directa de la Santa Sede”. A la cita asistieron todos los concejales del equipo de gobierno con el alcalde, Alfredo Canteli, a la cabeza, los dos concejales de Vox y los hermanos mayores de las diferentes cofradías de Semana Santa de la ciudad.

En la Catedral, sin embargo, no estuvo ningún representante del PSOE ni de Somos, al menos no en los primeros bancos de un templo que rozaba el límite de su aforo. No en vano tuvieron que instalarse sillas y cuatro grandes pantallas en los laterales de la nave principal para que todos los fieles pudiesen seguir la misa. “Agradezco la presencia, un año más, de la Corporación municipal. Hay citas que son comunes y es hermoso ver que nuestros representantes representan a un pueblo, porque la Iglesia y los cristianos formamos parte de la ciudad”, señaló Sanz Montes. “Es hermoso ver un Ayuntamiento que, aunque tiene pluralidad en su equipo de gobierno, no hace de sus diferencias armas arrojadizas, sino una riqueza que complementa”, valoró.

El Alcalde también volvió a criticar algunas de las medidas establecidas por el Gobierno regional para combatir la pandemia, sobre todo las que tienen que ver con los horarios de apertura de la hostelería y los comercios. “Lo he pedido en infinidad de ocasiones y no sirve para nada. La hora ha cambiado en los relojes –por el cambio al horario de verano–, pero si no cambia en la mente de los que tienen que tomar las decisiones, no sirve para nada”, se lamenta.

Compartir el artículo

stats