Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo pide acelerar la tramitación de las multas por el covid: “Ganarían efectividad”

“Si no se cobra, la gente reincide”, dice el concejal de Seguridad tras descubrir que un local tiene cinco sanciones atascadas en el Principado

Dos agentes vigilando el cumplimiento de la normativa sanitaria en una zona de terrazas de Gascona. | L. Murias

Dos agentes vigilando el cumplimiento de la normativa sanitaria en una zona de terrazas de Gascona. | L. Murias

Tocar el bolsillo de los infractores para conseguir más efectividad a la hora de frenar el virus. Esa es la propuesta lanzada por el concejal de Seguridad Ciudadana de Oviedo, el popular José Ramón Prado, después de descubrir la existencia de algunos casos “clamorosos” de reincidencias como el de un establecimiento hostelero que acumula cinco sanciones cuya tramitación sigue estancada en el Principado. El edil sospecha de un posible problema de personal de la consejería de Salud a la hora de hacer efectivas estas sanciones, pero exige soluciones al Principado ante el temor de una desmotivación por parte de los agentes de la Policía Local. “Si no se cobra, la gente reincide y nuestro trabajo sirve de poco”, alerta Prado.

Desde el Ayuntamiento reivindican el gran esfuerzo realizado desde el inicio de la pandemia para poner coto a los incumplimientos de las restricciones sanitarias, a pesar de las discrepancias existentes entre el gobierno municipal y el regional sobre la naturaleza de las mismas. “Estamos reforzando los operativos, destinando más agentes a la vigilancia de las calles en los fines de semana y eso conlleva un gasto adicional en horas extra”, señala el representante municipal, diciéndose “muy agradecido” por la “entrega y dedicación” mostrada por los efectivos municipales.

El incremento de los incumplimientos durante las jornadas festivas de la Semana Santa, a pesar del aumento de las denuncias impuestas en las últimas semanas, levantó las sospechas de los agentes, molestos por la escasa efectividad de su esfuerzo sancionador. “A día de hoy nos consta que muchas denuncias no se están traduciendo en sanciones”, indica José Ramón Prado, poniendo de referencia el caso de un establecimiento hostelero que acumula cinco sanciones, pero sigue incumpliendo la normativa, supuestamente porque a día de hoy el Principado no le ha exigido pago alguno.

José Ramón Prado: "Si agilizan la tramitación y las sanciones llegan, se ganaría efectividad de cara a los que creen tener vía libre para incumplir"

decoration

Prado se muestra comprensivo con las dificultades de la consejería de Salud para hacer frente a un aluvión de expedientes sancionadores. “Seguramente dispongan de pocos medios humos para resolver este tipo de cuestiones”, indica al mismo tiempo que exige la misma comprensión por parte del ejecutivo dirigido por el socialista Adrián Barbón. “Si agilizan la tramitación y las sanciones llegan, se ganaría efectividad de cara a los que creen tener vía libre para incumplir”, defiende Prado.

Operativos especiales

La petición municipal a Salud llega justo en los días más laboriosos para la Policía Local. El Consistorio decidió reforzar sus operativos con 45 agentes desde el Jueves Santo hasta hoy. Tres turnos de efectivos uniformados y de paisano se encargan de supervisar el cumplimiento de las normas en los “puntos calientes” –rincones de la ciudad con gran actividad hostelera y recurrentes a la hora de organizar botellones y fiestas ilegales– de la ciudad.

Esta decisión de ampliar la vigilancia fue fruto del alto nivel de infracciones detectadas el pasado fin de semana. Durante esos tres días se formalizaron 130 denuncias, resultando especialmente llamativo el elevado número de sanciones por no llevar mascarilla por la calle (42) y por saltarse el toque de queda (30).

Durante la última semana de días festivos, la calle Catedrático Miguel Traviesas, en Llamaquique, la calle Gascona, la Ruta de los Vinos o las plazas del Antiguo se han convertido en el epicentro de los refuerzos de vigilancia. El Ayuntamiento destaca el “exquisito comportamiento” de la mayoría de la población y la casi totalidad de los establecimientos hosteleros, si bien insta a “no bajar la guardia” porque la gran afluencia de gente, a pesar de la ausencia casi total de turistas, podría ser caldo de cultivo de contagios si no se cumple con la normativa sanitaria.

Compartir el artículo

stats