Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los niños de la zona oeste de Oviedo claman por el IES de La Florida al grito de “¡Instituto ya!”

Decenas de familias de cuatro barrios de la ciudad se concentran para reclamar transparencia sobre el proyecto y que se agilicen los plazos

Las familias de La Florida se echan a la calle para reclamar un centro de Secundaria: “¡Instituto ya!” Elena Vélez

Hugo Hevia tiene ocho años. Le faltan cuatro para empezar la secundaria obligatoria, pero en su casa ya empiezan a temer que no podrá completar esa crucial etapa en su propio barrio: La Florida. Por eso, Hugo y su familia salieron en la tarde de ayer a la calle para reclamar, junto a decenas de familias de la zona oeste de Oviedo, que se agilice la construcción del prometido Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) de La Florida. “Estoy aquí para hacer una manifestación, queremos que se haga un instituto para que, cuando seamos mayores, podamos ir allí”, señalaba Hugo, mientras, de fondo, niños de La Florida, pero también de Las Campas, Vallobín y San Claudio, gritaban la proclama que sintetiza sus reivindicaciones: “¡Instituto ya!”.

“Este barrio tiene muchos niños, no hay más que ver cuántos han venido a la concentración”, señalaba Silvia Díaz, que acudió a la protesta, en la esquina de las calles Navia y Valdés, con su hijo de cuatro años. Las pancartas que blandían los rapaces se recortaban, en aquella esquina, contra la valla metálica que cierra la parcela en la que, a finales de 2019, comenzaron las obras para construir el instituto. Nunca se terminaron. “Mi hijo tiene cuatro años, pero es que el instituto está ya ahí, no quedan tantos años. Somos un barrio que necesita y merece un instituto”, sostiene Silvia Díaz.

Niños reclamando la construcción del IES. En detalle, un niño con una pancarta. Irma Collín

“Ya es hora de empezar otra vez con las obras”, sostiene Diego Crelgo, que acudió a la protesta acompañado por sus hijos Pablo e Inés. “Este barrio ha crecido mucho, es junto a La Corredoria, la zona de más crecimiento y expansión de la ciudad, y necesitamos que se retome la construcción del instituto, máxime teniendo en cuenta cómo se paralizaron las obras”, sostiene. La unión temporal de empresas que desarrollaba los trabajos los frenó tras encontrar escombros en la parcela y ante la negativa del Principado a darles más dinero.

Para Sofía Paredes, con una hija que cumple ocho años en mayo, la situación es apurada. “Me temo que las obras no estarán acabadas para cuando cumpla doce”, explica. El centro más próximo, señala, es el de La Ería, “pero es que nos queda lejos, y además está masificado”, denuncia.

Compartir el artículo

stats