Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo instituto de La Florida, en Oviedo, para largo: Educación no prevé adjudicar las obras hasta finales de año

Si se cumplen los plazos que maneja Educación, el nuevo equipamiento no entraría en funcionamiento al menos hasta el curso 2023-2024

Participantes en la concentración del pasado jueves para exigir el instituto de La Florida. | Irma Collín

Participantes en la concentración del pasado jueves para exigir el instituto de La Florida. | Irma Collín

Los ecos de las protestas de los vecinos del barrio de La Florida –el jueves se echaron a la calle para exigir el ansiado instituto para el barrio– han llegado hasta la consejería de Educación, que ayer arrojó algo de luz sobre un proyecto que lleva meses en penumbra, aunque con una previsión muy mala. Fuentes de dicha consejería aseguran que todos los pasos administrativos ya están dados y que solo queda licitarla, pero sitúan ese momento, el de encargar nuevamente las obras para finales de año.

Educación deja la pelota en el tejado del Servicio de Contratación, que será el departamento encargado de ultimar los pliegos para volver a sacar la obra a licitación. Desde Educación insisten en que ya no hay más trámites pendientes “porque la obra ya cuenta con licencia”, pero aún así los plazos que barajan no son nada halagüeños. “Se estima que la obra estará contratada para final de año”, señalan esas fuentes.

El proyecto original del instituto de La Florida contemplaba que los trabajos de construcción iban a durar al menos 18 meses. De mantenerse esos plazos, el nuevo equipamiento no estaría en funcionamiento al menos hasta el curso 2023-24, “una eternidad” para los vecinos teniendo en cuenta que el barrio lleva muchos años esperando por el centro educativo. El instituto de La Florida, además, está destinado a acoger alumnos procedentes de Las Campas, San Claudio y de las zonas rurales de la zona oeste del municipio.

Las obras de construcción del instituto ya habían arrancado, pero el solar que va a ocupar el equipamiento educativo está completamente vacío. Los trabajos comenzaron en septiembre del 2019, después de que la UTE Iguar-Ceteco se hiciese con la adjudicación tras presentar una oferta de 6,22 millones de euros, la más ventajosa en términos económicos. Pero en febrero del 2020, la UTE paralizó las obras al encontrar, según alegaron sus responsables, tierra contaminada en la parcela. La adjudicataria le trasladó al Principado que retirar esas tierras supondría un sobrecoste cifrado inicialmente en unos 100.000 euros, aunque fuentes de la consejería de Educación explicaron en su momento que ese montante era muy inferior a lo que en realidad suponía la modificación del contrato planteada por la UTE. Como la empresa no justificó por escrito los sobrecostes ni retomó los trabajos, los responsables de la consejería de Educación comenzaron a tramitar la rescisión del contrato, un proceso que se dilató varios meses, ya que no se puso realmente en marcha hasta finales de julio del 2020, levantado ya el primer estado de alarma decretado por el gobierno ante la pandemia del coronavirus.

Los vecinos de La Florida no son los únicos ovetenses que urgen un instituto de Secundaria para su barrio. En La Corredoria también están que trinan con el Principado por la tardanza en la construcción de un segundo equipamiento de estas características para un barrio que ronda los 20.000 habitantes. El único instituto de La Corredoria se construyó para albergar a unos 600 alumnos y actualmente cuenta con 952. Los padres y madres de los estudiantes aseguran que sus hijos “están hacinados” en el centro.

Compartir el artículo

stats