Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo estrenará la Policía de Barrio el 4 de mayo con el casco histórico como primer destino

Los primeros agentes del servicio serán los 44 nuevos integrantes del cuerpo municipal | “Tenemos que ver seguridad en la calle”, dice Canteli

Alfredo Canteli (derecha) y José Ramón Prado en el casco antiguo, donde comenzará a operar la Policía de Barrio.

Alfredo Canteli (derecha) y José Ramón Prado en el casco antiguo, donde comenzará a operar la Policía de Barrio.

La Policía de proximidad, uno de los servicios de seguridad más demandados por los ciudadanos de Oviedo, empezará a patrullar los barrios de la ciudad a partir del próximo día 4 de mayo. Los 44 agentes que están a punto de incorporarse a la Policía Local –35 de ellos como nuevos funcionarios y 9 veteranos procedentes de otras comisarías de Asturias por el sistema de movilidad– serán destinados a las calles durante su periodo de prácticas para iniciar el proceso de instauración de un servicio que forma parte de las promesas electorales con las que el Partido Popular concurrió a las pasadas elecciones municipales. Los primeros policías de barrio tendrán como destino la zona del Antiguo, aunque la intención del Ayuntamiento es ir incorporando este servicio progresivamente al resto de zonas de Oviedo. “La Policía de proximidad es para nosotros una prioridad”, dice el Alcalde, el popular Alfredo Canteli.

Las efectivos destinados a la Policía de proximidad establecerán sus servicios en dos turnos durante todos los días de la semana: mañana y tarde. Se formarán equipos de trabajo compuestos por varias patrullas de forma que se cubra permanentemente el sector asignado. En el caso del Antiguo, los agentes de prácticas también servirán como refuerzo a las dotaciones que habitualmente trabajan en el área los días de más afluencia, especialmente los viernes y los sábados. Los distintos equipos estarán además en permanentemente contacto con el resto de patrullas de la Policía Local, con el cuartel del Rubín y con el resto de efectivos de los diferentes cuerpos de seguridad que operan en el municipio, como son la Policía Nacional y la Guardia Civil. En este sistema cobran especial protagonismo los subinspectores que se encargarán de coordinar a los agentes de proximidad –uno por turno–, que vendrán a ser “antenas” para recepcionar, canalizar y supervisar la actividad de las unidades destinadas en cada distrito.

La finalidad de la Policía de barrio no es otra que generar un clima de colaboración estrecha entre los agentes y los vecinos de las diferentes zonas de la ciudad, que los ovetenses conozcan y tengan trato directo con los policías que día a día trabajan cerca de sus casas. “Estoy muy satisfecho con la profesionalidad demostrada por los miembros de la Policía Local pero nos falta esa Policía cercana al ciudadano que transmita seguridad y confianza. No es porque los agentes actuales no estén preparados, es por las imitaciones de las plantillas”, explica Alfredo Canteli. “Con la llegada de los nuevos policías vamos a poder responder a esta demanda histórica de los ovetenses que comparto enteramente. Tenemos que confiar en nuestra Policía y verlos en nuestras calles de forma permanente. Es un paso muy importante para valorar su gran labor”, añade el Alcalde de Oviedo.

Formación específica

La incorporación de los nuevos agentes a la Policía Local es fundamental para que se pueda poner en marcha el servicio de proximidad, pero igual de importante es que esos policías tengan una formación específica para desarrollar esas labores. En este sentido, los miembros de la plantilla del cuerpo municipal que van a estar a pie de calle recibirán cursos teóricos y prácticos en los que se les enseñará a atender de manera eficiente las necesidades de la población, especialmente las de los colectivos más vulnerables. Así, aprenderán a tratar con ancianos que viven solos, con menores en riesgo de exposición al delito, serán formados en el control de conductas incívicas y vandalismo, sabrán cómo ofrecer seguridad a los hosteleros y comerciantes de la zona y se establecerán pautas para dar protección de los adolescentes que vuelven a casa en determinados horarios de mayor riesgo, entre otras cosas. Además, los nuevos agentes tendrán que familiarizarse con las ordenanzas y aprender a aplicarlas.

Según explicó en su día el concejal de Seguridad Ciudadana, José Ramón Prado, una vez que el servicio de proximidad se vaya afianzando se establecerá un protocolo para facilitar la interlocución directa con los ciudadanos en un espacio determinado, una oficina que se instalará en cualquier edificio público del barrio en cuestión. Se habilitará además un sistema de cita previa a través de un canal de atención al ciudadano habilitado en el servicio de la Policía Local y habrá un horario establecido en el que los agentes atenderán presencialmente a los vecinos.

El Ayuntamiento invierte 190.000 euros en cámaras de seguridad para el casco viejo

Además de elegir el Antiguo para poner en marcha la Policía de proximidad, el Ayuntamiento destinará 190.000 euros del remanente de tesorería a la compra de 12 nuevas cámaras de seguridad –que serán instaladas en el casco viejo– y en el software que las controla, un sistema que permitirá la incorporación de más dispositivos de este estilo para vigilar otros puntos de la ciudad en un futuro. “Implementaremos recursos tecnológicos como herramientas preventivas en la lucha contra la delincuencia. Instalaremos sistemas de vídeovigilancia en los espacios públicos de interés para la seguridad siguiendo los modelos que tanto en Europa como en el resto de nuestro país vienen resultando eficaces. No sólo sirven para evitar acciones delictivas, sino para reaccionar con eficacia y prontitud ante ellas, deteniendo o sancionando en su caso a los infractores que atentan contra la pacifica convivencia”, explica el concejal de Seguridad Ciudadana, el popular José Ramón Prado.

Las nuevas cámaras, según Prado, comenzarán a funcionar este año. “En este ejercicio iniciamos los primeros estudios técnicos, que nos permitirán extender el proyecto de forma paulatina al resto de distritos y barrios, todos ellos de igual interés para el Gobierno municipal”, señala el edil. Los resultados que se obtengan en el Antiguo serán determinantes para marcar los tiempos del plan de videovigilancia municipal, que está pensado para colocar más cámaras en parques, entornos de los colegios o zonas del municipio que puedan considerarse estratégicas o más peligrosas para la seguridad.

Compartir el artículo

stats