Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El retraso acumulado en las obras de Nicolás Soria impedirá cumplir los plazos iniciales

El Adif prevé que el nuevo paso inferior empiece a tomar forma en octubre, pasado más de un año desde el inicio de los trabajo

Trabajos en Nicolás Soria en los últimos días de la semana pasada. | Irma Collín

Trabajos en Nicolás Soria en los últimos días de la semana pasada. | Irma Collín

La solución a los problemas de tráfico en los accesos a Ciudad Naranco llegará más tarde de lo previsto. Si bien las obras de ampliación de tres a cinco carriles en el paso bajo el puente de Nicolás Soria debían estar listos para el mes de septiembre, los planes del Adif apuntan a que, a día de hoy, cumplimir los plazos será imposible. El organismo responsable de las infraestructuras ferroviarias prevé que la nueva estructura de hormigón no comenzará a tomar forma hasta octubre.

Según indican los promotores, de la inversión de 4 millones de euros –que corre a cargo de las arcas estatales– las obras iniciadas hace siete meses siguen en la fase de preparativos. Tratando de sentar las bases que sustentarían los grandes marcos de hormigón encargados de soportar el peso de una ampliación que busca acabar con los atascos en una de las principales entradas al barrio. Los técnicos concretan que los operarios están ejecutando las pantallas del recinto de empuje que posteriormente se vaciará para pasar a la construcción de los marcos de hormigón que constituirán el paso inferior. Todo ese proceso llevará unos meses, por lo que la operación de hincado de los marcos podría no comenzar hasta octubre. Según fuentes cercanas al proyecto, este retraso tiene que ver con las restricciones sanitarias a las que obligó la pandemia. La dificultad de mantener una actividad continua durante el confinamiento provocó un retraso acumulado de varias semanas. Aun así, los encargados confían en que el plazo de entrega de los mismos se ajuste lo máximo posible a la fecha comprometida.

Los principales afectados por la ralentización de los trabajos son los vecinos de Ciudad Naranco. Desde que comenzarán las obras, las ya habituales caravanas de coches para acceder a esta zona se han recrudecido, produciéndose incluso en jornadas festivas. “A pesar de que la actividad ha bajado mucho con el coronavirus hay mucha gente que en horas punta pierde muchos minutos al día”, explica el vecino Javier Alonso, que se autodefine como “una víctima más” de una obra muy esperada. “Confiamos en que las molestias del presente sean la solución del futuro”, añade este residente.

Queda por ver si la última fase de montaje del nuevo paso se agiliza y cumple expectativas del alcalde de Oviedo, que el 14 de octubre del pasado año se mostró confiado en que las obras impulsadas por el gobierno central acabasen, en el plazo de un año, con la principal queja de los residentes de uno de los barrios más poblados y vivos de la capital asturiana.

Compartir el artículo

stats