Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Que restituyan el honor de los represaliados”, pide, desde Canarias, el bisnieto del rector Alas

José Tolivar Pueyo, profesor de Matemáticas en Las Palmas, disculpa el error de Castells con sus antepasados pero echa en falta una rectificación

José Tolivar Pueyo. | LP

Tan lejos como a Canarias se ha marchado el joven asturiano José Tolivar Pueyo para ejercer como profesor de matemáticas en el instituto de Canalejas de Las Palmas. Lo hizo gracias a unas bolsas extraordinarias para contratación de docentes no habiendo encontrando convocatorias similares en Asturias cuando, en verano, tuvo la ocasión de solicitarlo. Instalado en las islas desde diciembre, los muchos kilómetros no le separan, sin embargo, de su familia y la memoria de los suyos. La actualidad de la figura de su bisabuelo, el rector Alas, después del reciente anuncio del ministro Castells de un nuevo homenaje, le ha llevado, en unas recientes declaraciones en el periódico Las Provincias, del mismo grupo editorial que LA NUEVA ESPAÑA, a pedir al Gobierno central “que restituya el honor de los represaliados”.

Como ya explicó en estas páginas su padre, el catedrático de de Derecho Administrativo Leopoldo Tolivar, el homenaje que el ministro de Universidades anunció para el rector Alas (confundiendo en un polémico comentario a este con su padre, el escritor Clarín) no es lo que la familia esperaba después de conversaciones anteriores con Madrid, donde se había deslizado la idea de restituirle como rector.

Desde Canarias, José Tolivar Pueyo lo explica con total claridad a sus 24 años: “El Gobierno de España es el heredero, por más que pese, de quien lo condenó a muerte, depuró y sancionó hasta ser ejecutado”, por lo que es una obligación de ese Gobierno restituir el honor de los represaliados. “Universidad, Ayuntamiento y Comunidad Autónoma no tienen nada que ver en la destitución y ejecución de mi bisabuelo”, puntualiza, después de aclarar de nuevo que la Universidad ya le ha dedicado numerosos homenajes al rector Alas desde el primero, celebrado ya en los años ochenta.

Tolivar Pueyo añade que “es hora de homenajear a todos los represaliados, sin ningún tipo de privilegio”, y prefiere pasar sobre puntillas al ser preguntado por el desliz de Castells. “Todos cometemos errores”, excusa, pero admite que ha echado en falta “una rectificación” después de la polémica confusión.

El joven profesor de matemáticas en Canarias no siguió la tradición jurista –“mi padre y mi madre sí lo son, también un abuelo y dos tíos; no obstante, otros familiares han estudiado otras carreras– pero conoce en profundidad y explica con detalle las circunstancias que rodearon el asesinato de su bisabuelo. “Era bonancible, dialogante, muy feminista en aquellos tiempos y amante de su familia y de su gato”, cuenta. “Había sido diputado constituyente en el 31 y miembro de la Comisión Constitucional. La que propuso, entre otras cosas, el voto femenino. Asimismo, también fue subsecretario de justicia y autor material de la Ley de Divorcio de 1932. Fue rector de una de las doce universidades que existían entonces y, entre otras muchas cosas, afrontó y reconstruyó en tiempo récord la Universidad de Oviedo, quemada con su extraordinaria biblioteca en 1934”.

Tras el golpe de Estado de 1936 Alas fue detenido por las tropas sublevadas, pasó por un consejo de Guerra y fue fusilado el 20 de febrero de 1937. Como muchas otras familias de represaliados, la de Leopoldo Alas Argüelles sufrió “persecución, marginación, llegando a la ruina y a tener que pagar sanciones con mi bisabuelo ya muerto aparte del exilio de mi abuela a Francia siendo una niña”, narra Jose Tolivar.

A pesar de la distancia, el descendiente de Clarín, escritor que tuvo una estrecha amistad con su homólogo canario, aunque afincado en Madrid, Benito Pérez Galdós, tiene aquí al menos una familiar, una biznieta del novelista y sobrina nieta del rector, Isabel de la Llave, que lleva tiempo residiendo en la isla.

Lo último en LNE+

Compartir el artículo

stats