Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Granda Valdés | Presidente del Centro Asturiano de Oviedo

“Ahora mismo nadie puede hacerse socio del Centro Asturiano porque está a tope”

“Si queremos crecer necesitamos más terrenos al sur de la finca; hemos mirado pero ahora mismo están fuera de alcance”

José Manuel Granda, el presidente del Centro Asturiano de Oviedo, ayer, en las instalaciones del club de campo. | Irma Collín

José Manuel Granda, el presidente del Centro Asturiano de Oviedo, ayer, en las instalaciones del club de campo. | Irma Collín

El ovetense José Manuel Granda Valdés nació en 1946 en una vivienda situada a escasos cien metros de la puerta del club de campo del Centro Asturiano de Oviedo, la entidad que actualmente preside y de la que lleva más de medio siglo siendo socio Antes de ocupar el cargo era vicepresidente y había estado unos meses al frente de forma oficiosa para sustituir a Alfredo Canteli, que tuvo que dejar la presidencia para sentarse en el sillón de la Alcaldía, pero en noviembre del 2019 fue el único en presentarse a las elecciones y desde entonces ocupa el puesto oficialmente. El pasado lunes se enfrentó a su primera asamblea general como primer espada.

–¿Qué sensación le deja la asamblea?

–Una sensación muy grata porque no hubo ningún problema, todo se aprobó por unanimidad y porque eso significa que todos estamos de acuerdo en cuanto a la dirección que debe llevar el Centro Asturiano. La verdad es que en todo el tiempo que llevo siendo presidente mi equipo y yo sólo hemos recibido apoyos y felicitaciones. Así da gusto.

–Eso anima a seguir a tope, ¿no es así?

–Claro. Eso es un impulso para trabajar fuertemente los tres años que nos quedan de mandato.

–Según se decidió en la asamblea, van a invertir un millón de euros en los próximos tres años en mejoras.

–Sí. Queremos cubrir las pistas de pádel, construir una gran sala polivalente con vestuarios en la zona en la que estaba la antigua piscina climatizada y cambiar el césped del campo de fútbol, que lleva quince años sin hacerse y ya lo necesita. Además, nuestra intención es la de hacer dos nuevas pistas de tenis, pero eso ya depende un poco de que te concedan o no los permisos, algo que no es tan fácil como parece.

–¿Y qué necesita el Centro Asturiano para seguir mejorando más a largo plazo?

–Si queremos crecer necesitamos comprar más terrenos para edificar nuevas instalaciones. Eso es así y no queda otra. Hay muchos socios de entre cinco y catorce años que van a ir creciendo y que van a demandar más instalaciones deportivas. No en vano el Centro Asturiano tiene que ser el lugar para que esos chavales hagan una vida sana y nosotros así lo queremos.

–¿Y ya están ustedes mirando algún terreno?

–Hasta ahí todavía no me he atrevido a llegar. Creo que van a tener que pasar unos cinco años para empezar a hacerlo. Pero es necesario porque aquí ya no hay más sitio para crecer. Tendrían que ser parcelas de particulares hacia abajo, situadas en la zona sur de la finca. Ya hemos mirado alguna por curiosidad, pero en estos momentos están fuera de nuestro alcance.

–¿El Centro Asturiano no anda bien de recursos económicos?

–No es eso. El Centro Asturiano sólo debe lo que no puede pagar. Tenemos una deuda de unos cuatro millones en números redondos y lo que estamos haciendo es amortizar alrededor de 700.000 euros todos los años. Queremos liquidar esa deuda en menos de cinco años.

–¿Cuántos socios tienen actualmente?

–A día de hoy 17.230.

–¿Y hasta cuántos se podría llegar con las instalaciones actuales?

–Lo que nosotros no queremos es masificar el Centro Asturiano. Hace unos años llegamos a 18.300 y creemos que eso es mucho, pensamos que no se puede pasar de los 17.500.

–O sea que están casi al límite.

–De hecho actualmente hay que esperar una media de seis meses para optar a entrar de socio. Hay una lista de setenta u ochenta personas y en principio no tenemos pensado dejar apuntarse a nadie más hasta que no haya más bajas porque estamos a tope. Está cerrada la lista de espera y ahora mismo nadie puede hacerse socio del Centro Asturiano, entre otras cosas porque llega el verano y porque las cosas han cambiado mucho con el covid y no sabemos hasta cuándo va a durar.

–¿En qué medida afectó la pandemia al Centro Asturiano de Oviedo?

–Para empezar, el covid nos ha costado hasta el momento 208.000 euros. Aunque hubo que llevar a algunos empleados al ERTE, aquí hubo guardia las 24 horas del día, equipos de limpieza constantemente, se tomaron todas las medidas de forma estricta... De hecho, actualmente contamos con ocho empleados más para poder cumplir con todo a rajatabla, lo que hace que en total tengamos a 55 trabajadores a nuestro cargo. Es una cifra que no tienen muchas empresas.

–¿Se nota menos afluencia de socios por miedo a los contagios o sigue habiendo la misma actividad?

–Creo que estamos haciendo las cosas muy bien y que no hay porque tener más miedo que en cualquier otro sitio en el que se cumpla la normativa. Lo que hemos hecho es prohibir que los socios puedan traer invitados para que haya menos gente en el club, pero por lo demás la actividad sigue en la medida que lo permite la pandemia. Hay cosas que están paradas, como por ejemplo las competiciones deportivas, pero eso pasa en todos los clubes.

–¿Todavía se acuerdan de Alfredo Canteli?

–Pues claro. Estuvo aquí muchos años y muy comprometido con la entidad. Dejó unas grandes instalaciones y restó mucho tiempo de estar con su familia para dedicárselo al Centro Asturiano. No obstante, por aquí iremos pasando muchos. Ahora lo que se es que tenemos un buen Alcalde en la ciudad.

–¿Va mucho por el Centro Asturiano?

–Pues la verdad es que ahora mismo no viene mucho. Se ve que tiene bastante trabajo en el Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats