Plante en el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) de Oviedo. Los trabajadores anunciaron ayer a última hora que dejarán de atender el teléfono de la centralita en protesta por los cambios que en la gestión de este servicio quiere introducir el actual coordinador de los bomberos.

A través de una nota, trabajadores del SEIS muestran su malestar por la actitud del actual subjefe del servicio, al que acusan de haber provocado el inicio de un conflicto laboral. La centralita ha sido un foco de problemas desde hace años, por la falta de personal para atenderlo. En la actualidad, los bomberos podían ocuparse de este servicio de forma voluntaria, y pretendían regularizar esta “implementación de la segunda actividad”.

“En este aspecto, el colectivo de bomberos vino realizando las funciones de operador de centralita en el turno de noche con vistas para reconducir y regularizar la segunda actividad en el SEIS Oviedo”, explican. Pero ahora la propuesta de la concejalía de Seguridad es incluir la función de teleoperadores en la Relación de Puestos de Trabajo. Este hecho, unido a otras situaciones que han provocado malestar en el cuartel, ha acabado provocando que los bomberos hayan dejado de atender el teléfono en el turno de noche desde ayer.