Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La peatonalización de Oviedo crece: Las obras para sacar los coches de Mendizábal, Ramón y Cajal y Pozos comenzarán a finales de año

El proyecto, de 500.000 euros, plantea aceras más anchas, rehabilitar Porlier y un sistema de cámaras y bolardos para que solo puedan pasar taxis y residentes

Agentes de la Policía Local cerrando la calle Mendizábal al tráfico en mayo de 2020.

Agentes de la Policía Local cerrando la calle Mendizábal al tráfico en mayo de 2020.

Ya no hay marcha atrás. La ampliación de la peatonalización del Antiguo será una realidad a partir de finales de este año. Ese es el plazo que se fija el Ayuntamiento para el comienzo de unas obras cuyo presupuesto se estima en unos 500.000 euros y que tendrá como principal objetivo que solo los peatones, vehículos de residentes y taxis puedan circular por las calles Mendizábal y Ramón y Cajal. El proyecto técnico, que ya se está redactando, prevé aceras más anchas, la rehabilitación de Porlier y un sistema para evitar el acceso de vehículos no autorizados.

Tanto el alcalde, el popular Alfredo Canteli, como el teniente de alcalde, Nacho Cuesta (Cs), coinciden en destacar la importancia que tendrán los cambios para mejorar la vida de los ovetenses y hacer más atractiva para los visitantes una de las principales entradas al casco histórico. Del mismo modo, advierten de que sus planes de peatonalización no se quedarán ahí, pues una vez ejecutada esta actuación tienen previsto desarrollar una similar en la calle Fruela y el primer tramo de la calle Rosal.

Los socios de gobierno visitaron esta misma semana la zona donde se llevarán a cabo las mejoras, junto al director general de Infraestructuras, Ignacio Ruiz Latierro. Allí pudieron bajar al detalle de un plan pensado para limitar la presencia de camiones de reparto. La carga y descarga solo se permitirá hasta las once de la mañana y un sistema de cámaras de vigilancia y bolardos se encargará de controlar que el único tráfico rodado por las calles a partir de esa hora sea el de los taxis y los turismos de los residentes para acceder a sus garajes.

Canteli y Cuesta se refieren a este proyecto como una peatonalización “flexible”. Básicamente, las obras consistirán en construir aceras más anchas, reducir las calzadas a la mínima expresión y dotar de más espacios públicos a comercios y negocios hosteleros de estas zonas. Aprovechando la coyuntura de la obras, se ejecutará una pequeña rehabilitación de la plaza Porlier.

La primera fase de ampliación de la peatonalización del Antiguo

Proyecto para peatonalizar de manera definitiva las calles Mendizábal, Ramón y Cajal y Pozos que desde mayo de 2020 fueron objeto de una peatonalización “blanda” con cierres al tráfico en determinados horarios.

Calles cuyo proyecto ya está encargado para su peatonalización permanente.

Se peatonalizarán más adelante.

Mendizábal

Los trabajos podrían comenzar a finales de año. La inversión rondará los 500.000 euros.

Además de la peatonalización incluye la rehabilitación de la plaza Porlier con ampliación de aceras.

Ramón

y Cajal

La carga y descarga solo estará permitida hasta las 11.00 horas y se colocarán cámaras de vigilancia y bolardos para permitir solo pasar a taxistas y residentes.

Plaza

de Riego

Pozos

Fruela

Rosal

(Primer tramo)

Nacho Cuesta, Alfredo Canteli e Ignacio Ruiz Latierro visitando la zona.

La primera fase de ampliación de

la peatonalización del Antiguo

Calles cuyo proyecto ya está encargado para su peatonalización permanente.

Se peatonalizarán más adelante.

Mendizábal

Ramón

y Cajal

Plaza

de Riego

Pozos

Fruela

Rosal

(Primer tramo)

Proyecto para peatonalizar de manera definitiva las calles Mendizábal, Ramón y Cajal y Pozos que desde mayo de 2020 fueron objeto de una peatonalización “blanda” con cierres al tráfico en determinados horarios.

Los trabajos podrían comenzar a finales de año. La inversión rondará los 500.000 euros.

Además de la peatonalización incluye la rehabilitación de la plaza Porlier con ampliación de aceras.

La carga y descarga solo estará permitida hasta las 11.00 horas y se colocarán cámaras de vigilancia y bolardos para permitir solo pasar a taxistas y residentes.

La primera fase de ampliación de la peatonalización del Antiguo

Proyecto para peatonalizar de manera definitiva las calles Mendizábal, Ramón y Cajal y Pozos que desde mayo de 2020 fueron objeto de una peatonalización “blanda” con cierres al tráfico en determinados horarios.

Calles cuyo proyecto ya está encargado para su peatonalización permanente.

Se peatonalizarán más adelante.

Mendizábal

Los trabajos podrían comenzar a finales de año. La inversión rondará los 500.000 euros.

Además de la peatonalización incluye la rehabilitación de la plaza Porlier con ampliación de aceras.

Ramón

y Cajal

La carga y descarga solo estará permitida hasta las 11.00 horas y se colocarán cámaras de vigilancia y bolardos para permitir solo pasar a taxistas y residentes.

Plaza

de Riego

Pozos

Fruela

Rosal

(Primer tramo)

Nacho Cuesta, Alfredo Canteli e Ignacio Ruiz Latierro visitando la zona.

El recinto peatonal verá sustituidos sus elementos ornamentales rotos y los suelos también serán objeto de una reforma profunda.

Los trabajos están llamados a consolidar un proceso iniciado en mayo de 2020. Fue en plena desescalada del confinamiento derivado de la pandemia cuando Oviedo apostó por dotar de más superficie de paseo y esparcimiento a una población exhausta tras pasar, en muchos casos, más de dos meses encerrados entre cuatro paredes. La decisión de cerrar al tráfico temporalmente no solo se aplicó en el eje formado por Mendizábal, Ramón y Cajal y Pozos. El modelo se amplió también a las calles Cabo Noval, Quintana, Fruela y Rosal, pero tras un periodo de prueba el resultado no fue satisfactorio en todas ellas.

La gran acogida de la peatonalización “blanda” ha sido clave para que el Consistorio aborde esta primera fase, a la que se añadirá posteriormente la de Fruela y el primer tramo del Rosal. “Es importante que una zona tan singular de nuestra ciudad pueda ser disfrutada plenamente por los ovetenses y por quienes nos visitan”, indica Alfredo Canteli, refiriéndose al proyecto como una prueba de que el equipo de gobierno cumple “con sus compromisos con los ovetenses” y apostando por continuar con la peatonalización en fases posteriores. “Además de Fruela y Rosal, seguiremos estudiando otras opciones para continuar ampliando la red de calles peatonales, que son un símbolo más de la calidad de vida de esta ciudad”, añadió Canteli.

En la misma línea, Nacho Cuesta, gran defensor de este proceso transformador de la movilidad del antiguo desde su llegada a la corporación local, reivindica la importancia de estas mejoras. “El modelo de las peatonalizaciones es marca Oviedo y siempre ha funcionado en la ciudad. Por eso siempre hemos dicho que queremos seguir ganando espacio para el peatón y el eje Mendizábal, Pozos ha sido un objetivo desde el inicio de mandato”, indica el número dos del gobierno local y concejal de Infraestructuras.

Integración

Cuesta deja clara la voluntad integradora del cambio de la regulación del tráfico en estas zonas, el cual está pensado para atender la demanda tanto de vecinos como negocios. “Es una peatonalización blanda, flexible, con posibilidades de acceso hasta determinada hora para carga y descarga de comercios y hosteleros, pero dotando de valor a esa zona con una nueva vía peatonal en pleno centro turístico y de afluencia de visitantes. Este nuevo acceso peatonal será una realidad muy pronto”, vaticinó, augurando, al igual que Canteli que el modelo se irá expandiendo “a otros ejes de la ciudad”.

Desde el Consistorio reconocen las dificultades existentes en determinados casos para conjugar la ganancia de espacio para el peatón para no ocasionar molestias a particulares y establecimientos de determinadas zonas. Son esos problemas los cuales mantienen aparcadas de momento propuestas como la peatonalización de la avenida de Galicia.

Compartir el artículo

stats