Las fiestas de San Mateo no solo no perderán los chiringuitos sino que contarán incluso con más que en ediciones anteriores, pues a su tradicional ubicación en el Antiguo está previsto sumar nuevos escenarios. “Es bueno actualizarse de vez en cuando”, señaló el alcalde, Alfredo Canteli, sobre los cambios que prepara la concejalía de Festejos para las principales celebraciones locales previstas para septiembre, evitando dar más detalles.

“Todavía no está cerrado”, puntualizó el regidor ovetense, que restó importancia a la concentración organizada ayer por varios colectivos vecinales en la plaza del Ayuntamiento para protestar contra la propuesta de la patronal hostelera Otea, que reclama para su colectivo la gestión de las casetas de las fiestas. “Nadie, que yo sepa, del equipo de gobierno dijo que se van a quitar los chiringuitos”, aclaró el Alcalde respecto a una idea que atribuyó íntegramente a la patronal hostelera.

Los vecinos, sin embargo, consideran “inadmisible” que la propuesta enviada por Otea fuese acompañada del logo del Ayuntamiento. “Las calles de Oviedo son nuestras”, coincidieron en manifestar varios de los colectivos convocantes, entre las que se encontraban la plataforma vecinal del Antiguo, el colectivo de Afectados por la Movida, la Asociación de Vecinos del Fontán y la Plataforma de Asociaciones Vecinales de Oviedo (Plaveco).

Connivencia

El manifiesto suscrito por los convocantes centró sus críticas en la connivencia que a su juicio existe entre el Consistorio y Otea. “Son como un concejal más”, sostuvieron entre críticas a otras iniciativas como el encargo a un despacho de abogados privado del proyecto para aprobar una nueva ordenanza de terrazas. “Ya existe una de hace cinco años que fue fruto del consenso de todos”, defendió el portavoz de la plataforma de Afectados por la Movida del Antiguo, Miguel Clemente, que pidió “recapacitar” al Alcalde.