Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El palacete de La Lila acogerá un servicio público y gratuito de búsqueda de empleo

La agencia de colocación municipal, que funcionará con cita previa, servirá de intermediaria entre empresas y trabajadores de la ciudad

El palacete de La Lila, ayer. | Luisma Murias

El palacete de La Lila, ayer. | Luisma Murias

La recuperación del empleo en la ciudad tendrá una nueva casa. El palacete de La Lila acogerá la agencia de colocación municipal, una nueva oficina encargada de hacer de enlace entre empresas y trabajadores, desarrollar labores de orientación a los desempleados y de desarrollo de su perfil profesional. Pero también ofrecerá servicios a las empresas a la hora de realizar procesos de selección de candidatos. Este nuevo organismo, que se desarrollará en colaboración con el SEPEPA (Servicio Público de Empleo del Principado de Asturias), ya cuenta con la acreditación del ente regional desde principios de mes. Esta previsto que la nueva oficina de empleo, que todavía no se ha presentado, comience su actividad en las próximas semanas.

Según ha podido saber este periódico, el sistema de funcionamiento de la agencia de colocación municipal se llevará a cabo a través de cita previa y todos los servicios tendrán caracter gratuito. La oficina de empleo se instalará en la primera planta del palacete, que ya dependía de la concejalía de Economía. En principio, el nuevo servicio no entraría en conflicto con la sala de estudios situada en el segundo piso, ni con el salón de actos y la sala de exposiciones que hay en el semisótano del palacete. En el primer piso en el que se instalará la agencia municipal, hoy, hay un cibercentro y dos aulas destinadas a cursos de formación.

Está previsto que la agencia de colocación sirva tanto a empresas como a profesionales. Según los objetivos del nuevo servicio, los funcionarios que pasen a encargarse de la oficina deberán ofrecer a las empresas diversos servicios dentro de las labores de selección de personal. Desde La Lila se tratará de desarrollar, de manera personalizada, el perfil del puesto a cubrir, la identificación de las candidaturas que mejor encajen con las demandas de la compañía, la preselección de candidaturas y un seguimiento del proceso de contratación. La otra pata y el grueso de su trabajo estará en los profesiones.

Para los particulares que se encuentren buscando un empleo, los funcionarios que se encarguen de la agencia de colocación deberán realizar una serie de tareas personalizadas. En principio, estos definirían su perfil a través de diferentes evaluaciones y diagnósticos, desarrollarían un plan de mejora de su empleabilidad, le ofrecerían información sobre el mercado de trabajo y las ofertas existentes y, en base a los datos recabados, la agencia le derivaría a la oferta de trabajo que mejor casase con su perfil.

Otras ciudades asturianas, como Gijón y Avilés también cuentan con agencias de colocación propias. Los planes municipales para su oficina de empleo llevan sonando tiempo. El año pasado ya se habló de destinar 120.000 euros entre 2020 y este ejercicio para el desarrollo de este servicio. Ahora, con la acreditación solicitada y obtenida y La Lila como local elegido para acoger la oficina, el Consistorio solo tiene que ultimar la plantilla de funcionarios encargada de echar a rodar la agencia de colocación.

Compartir el artículo

stats