Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marusela Fanjul Belloso Ovetense, primera mujer bombera en Zamora

“Para ser bombera en Oviedo hay que ser Superwoman, por eso no hay ni una chica”

“Es importante que las niñas en el cole vean que hay mujeres en esta profesión y que pueden hacer lo que se propongan”

Marusela Fanjul, en el Parque de Bomberos de Benavente. | Marta Frechilla

Marusela Fanjul, en el Parque de Bomberos de Benavente. | Marta Frechilla

Después de cuatro años de preparación, la ovetense Marusela Fanjul Belloso se ha convertido en la primera mujer bombera de Zamora, aunque ella prefiere restarle importancia al hecho. Al fin y al cabo, no cree que tenga más mérito que los dos compañeros que, como ella, empezaron a trabajar la semana pasada en el Parque de Bomberos de Benavente. Marusela, que estudió Veterinaria en León y se considera “de la Tenderina de toda la vida”, es hija del entrenador de fútbol Kike Fanjul y hermana del futbolista Enrique Fanjul Belloso.

¿Cómo es que a una veterinaria le surge la vocación de bombera?

Mi vida siempre ha estado ligada al deporte, lo he mamado en casa, y eso ha sido determinante. Esta es un profesión muy bonita, que da muchas satisfacciones por el servicio que se presta y que exige estar bien preparada físicamente, por eso siempre me gustó. Soy monitora de escalada, hago atletismo... Siempre pensé que podía hacer este trabajo.

¿Estuvo mucho tiempo presentándose a oposiciones?

Llevo tres o cuatro años. Me presenté en Gijón, en León, en Zamora y en Benavente. Es una interinidad. Se marcharon tres bomberos que sacaron plaza en otra ciudad y han quedado tres vacantes, que son las que hemos sacado mis dos compañeros y yo. Tendrán que convocar las plazas cuando corresponda.

¿Y nunca se presentó en Oviedo?

Que una chica saque la plaza en Oviedo es algo prácticamente imposible. Hay que ser como Superwoman. Las pruebas son iguales para los hombres y para las mujeres y son muy exigentes, por eso no hay ninguna chica. Las chicas ni siquiera se presentan en Oviedo porque ya saben que no van a poder competir. No es que seamos menos que los hombres, pero en algunas cosas somos diferentes y en algunas pruebas arrasan.

–Pues en otros puntos de España cada vez hay más mujeres en los cuerpos de bomberos, ¿no es así?

–Sí, en Gijón, por ejemplo, creo que ya hay cuatro. Me imagino que al ver que empieza a haber mujeres bomberas se anima más gente. Y, luego, culturalmente estamos más abiertas. Es importante que en el cole las chicas vean que hay mujeres bomberas o mujeres pilotos y que, al final, se puede ser cualquier cosa que una quiera.

–¿Y por qué han tardado tanto las mujeres en empezar a presentarse a las oposiciones?

–Las pruebas son exigentes. No es un regalo, pero si te preparas las pruebas, las puedes sacar. No es una cosa inaccesible para mujeres. Quizás haya sido por un tema cultural, ya que siempre fue una profesión en la que solo había hombres. Yo creo que cualquier chica que prepare la oposición puede sacarla. Excepto en Oviedo.

–Siempre que reúna unas determinadas cualidades físicas...

–Claro, eso está claro. Pero ocurre lo mismo con los hombres. Lo mismo que un chico que mida 1,50 lo va a tener más difícil que uno que mida 1,90.

–Entonces, ¿anima a las chicas a que no se echen atrás?

Sí. Es como todo: si te preparas y te esfuerzas, al final, acaba saliendo y lo puedes conseguir.

–¿Cómo han sido estos primeros días en el parque de Benavente?

–Mis compañeros son todos muy majos, me están ayudando mucho y explicándome muchas cosas. Al final, entras sin saber, y que tus compañeros te expliquen es el todo. Lo lees en el libro, pero luego vienes aquí y en la práctica es muy distinto. Tienes miedo a hacer las cosas mal. Y son muchas cosas nuevas y mucho material.

–¿Es consciente del riesgo que supone ser bombera?

–Sí, claro, el día que pase algo gordo pasará y tienes que solucionarlo. El riesgo siempre está ahí. Pero también es verdad que nunca pienso en ello y que las medidas de seguridad con las que trabajamos también son altas.

–¿Le gustaría que llegase un momento en el que ser mujer bombero ya no fuera noticia?

–Sí. En mi caso hice unas pruebas igual que mis compañeros y no veo por qué razón yo soy noticia y de ellos no se habla.

Compartir el artículo

stats