Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Festejos ultima un San Mateo con más hosteleros y sin “chiringuitos políticos”

El Ayuntamiento quiere ayudar al sector otorgándole la gestión de unas casetas más modernas que sustituirán a las tradicionales en el Antiguo

Ambiente en los chiringuitos de la plaza Porlier durante una de las últimas ediciones de San Mateo. | LNE

Ambiente en los chiringuitos de la plaza Porlier durante una de las últimas ediciones de San Mateo. | LNE

Aprovechar las próximas fiestas de San Mateo como punta de lanza para la recuperación del sector hostelero. Ese es el plan en el que trabaja el Ayuntamiento a través de la concejala de Festejos, la popular Covadonga Díaz, quien aprovechó el debate de una proposición socialista que pedía declarar San Mateo fiesta de interés turístico regional para anunciar que los chiringuitos tradicionales dejarán paso en septiembre a unas nuevas casetas gestionadas por profesionales. Díaz defendió la legitimidad del gobierno formado por PP y Cs para cumplir con su programa electoral aplicando un cambio de modelo festivo que, a su juicio, abrirá “una transición después de cuarenta años de dictadura chiringuitera” para dar mayor protagonismo a la hostelería, duramente golpeada por la crisis del coronavirus. Desde el PSOE, el edil Diego Valiño consideró que el gobierno local se “quita la careta” y desvela así su intención de “privatizar las fiestas”.

El equipo de gobierno de Alfredo Canteli confía en la mejoría de la situación sanitaria para poder concretar un cambio profundo del modelo festivo este mismo año. Si bien admiten que no existe una propuesta definitiva, sus pilares ya están claros: dar mayor presencia a los hosteleros, erradicar los “chiringuitos políticos” instaurados en los años ochenta y sustituirlos por unas casetas de estética novedosa cuya gestión quedará en manos de “toda la hostelería local”. Aunque evitan concretar a qué chiringuitos afectará la decisión, Díaz acusó ayer a los socialistas de defender la declaración de interés turístico regional de las fiestas para que los ediles “puedan seguir poniendo copas en La Guinda –caseta históricamente vinculada al PSOE– y continuar consiguiendo pasta para la AMSO”.

Además de esta caseta, el PP lleva años señalando directamente a otros chiringuitos, como el Rincón Cubano y el Pinón Folixa, de estar estrechamente relacionados con sus rivales políticos. “Las fiestas de San Mateo son una fuente de ingresos para la izquierda ovetense desde hace casi cuarenta años”, reprochó Díaz a Valiño en un debate en el que no mencionó directamente a ningún otro chiringuito que no fuera La Guinda.

La concejala centró su argumentación en defender el derecho de los titulares de bares, restaurantes y sidrerías a aferrase a las fiestas como salvavidas para su delicada situación tras más de un año de cierres forzosos y continuas restricciones de aforos y horarios. “Resultaría casi inmoral privar a los hosteleros de una oportunidad de recuperación como es San Mateo”, explicó, refiriéndose a los empresarios como “los señores que pagan impuestos todo el año, que son auténticos profesionales y que pueden dar un importante punto de calidad a las casetas”.

Esta propuesta municipal supone el cumplimiento de los programas electorales de PP y Cs, en los que se incluía el cambio del modelo festivo de Oviedo tras cuatro décadas de inmovilismo. A este respecto, Díaz instó a la oposición a respetar su “derecho a poner en marcha el modelo respaldado mayoritariamente por los ovetenses” con sus votos en las pasadas elecciones municipales. “Cuando ellos llegan al poder se acogen a su derecho a cambiar todo, pero cuando lo hace el centro-derecha se apresuran a poner barreras para que no cambie lo que ellos hicieron”, puntualizó la también edil de Juventud.

Si bien la idea planteada por el equipo de gobierno va en cierta medida en la línea de la propuesta lanzada por la patronal hostelera Otea, desde el Ayuntamiento dejan claro que la apuesta municipal tendrá sello propio e incluirá muchos detalles más pendientes de perfilar. Por ejemplo, sobre la mesa está la posibilidad de dar cabida a las entidades culturales y vecinales que gestionaban los chiringuitos para financiar su actividad anual facilitándoles otros espacios en los distintos escenarios festivos.

“Privatizar las fiestas”

Los socialistas, por su parte, ven en el anuncio de Díaz un intento por dejar la totalidad de los festejos en manos particulares. “Por fin se han quitado la careta y han confirmado su intención de privatizar las fiestas de San Mateo”, explicó Diego Valiño tras la celebración de la comisión, en la que afeó a la concejala popular que “menosprecie la labor de colectivos ciudadanos que durante cuarenta años fueron el alma y la seña” de la celebración.


Los Chiringuitos clásicos


  • Sociedad de Festejos de Villaperi. Situado en la parte de Porlier que da a la calle Mendizábal, desde hace años es gestionado por la Hermandad de Los Estudiantes.
  • Rincón Cubano. Vinculado desde sus inicios al Partido Comunista de Asturias, ocupa uno de los chiringuitos de Porlier que da a Mendizábal.
  • Sociedad de Festejos de La Corredoria. Explotado por los organizadores de las fiestas de San Juan, es uno de los clásicos de la zona central de Porlier durante las fiestas.
  • APARO. El colectivo de peñas de seguidores del Real Oviedo ocupa desde hace muchos años uno de los puestos centrales de los chiringuitos instalados en Porlier.
  • Pinón Folixa. Otro de los clásicos de Porlier, su gestión corre a cargo de un amplio número de asociaciones culturales de la ciudad. Estas suelen desmarcarse de toda etiqueta política y dicen aunar “distintas sensibilidades”.
  • Asociación de Vecinos de San Juan. El colectivo vecinal de La Corredoria es otro de los habituales en la plaza de Porlier, donde gracias a su actividad por San Mateo logra financiación para su actividad.
  • Club Ciclista Colloto. La histórica entidad deportiva, creada en 1975, ocupa una de las casetas situadas en Porlier hacia la calle Eusebio González Abascal.
  • La Guinda. El chiringuito que se instala junto al edificio histórico de la Universidad, en la calle San Francisco, es promovido por la asociación cultural Vetusta, que tiene vínculos estrechos con la Agrupación Municipal Socialista de Oviedo (AMSO).
  • La Estacionaria. El puesto gestionado por la asociación Radio Banda Ciudadana de Oviedo (de radioaficionados) ocupó distintas ubicaciones desde 1986 hasta 2019. Los últimos años ocupaba uno de los chiringuitos de la plaza de Riego, si bien el pasado verano el colectivo se disolvió.
  • Socofe. La Sociedad Collotense de Festejos ocupó en los últimos años una de las casetas de la plaza de Riego. Organiza las potentes fiestas de la localidad ovetense.
  • Asociación de Vecinos de Sograndio. El chiringuito de la plaza de la Escandalera es gestionado por los miembros del colectivo vecinal de la localidad, encargado también de organizar fiestas.

Compartir el artículo

stats