Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ansiada rehabilitación de la muralla de Oviedo echa a andar tras cuatro años de espera

Las obras comenzarán en la esquina de Paraíso con Azcárraga, con un andamio de 300 metros para quitar hierbas, limpiar y fijar materiales

José Ramón Fernández Molina, Nacho Cuesta y Alfredo Canteli, ayer, delante de la muralla. | Nazaret Quintas

José Ramón Fernández Molina, Nacho Cuesta y Alfredo Canteli, ayer, delante de la muralla. | Nazaret Quintas

La rehabilitación de los 300 metros de muralla medieval que Oviedo todavía conserva y que enmarcan la estrecha calle Paraíso, desde Azcárraga hasta Postigo, comenzó, teóricamente, ayer al mediodía. La foto del Alcalde, Alfredo Canteli, el concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Nacho Cuesta, y el arquitecto director de los trabajos, José Ramón Fernández Molina, al pie de los sillares testimonió que las obras planteadas en agosto de 2017, hace casi cuatro años, habían comenzado. En realidad, ayer todavía no había andamios ni trabajadores. Solo unas pocas flores arrancadas en el pequeño parterre que surge en la esquina con Azcárraga parecían indicar el comienzo de algo.

El propio Nacho Cuesta, el único que inicialmente se refirió al motivo de la visita, habló de un proceso “largo y tedioso” y de la recuperación de “un emblema” para todos los vecinos de Oviedo. De la muralla, en ese acto oficial de inicio de trabajos, nada más se dijo.

Algo después, ya sin representantes políticos, Fernández Molina explicó que el lunes se instalará un andamio de 300 metros y se comenzará a retirar vegetación y aplicar los tratamientos con herbicidas, que esta semana, con la lluvia, se aconsejaba aplicar.

El trabajo en la rehabilitación de la muralla se centrará, en una primera fase, en el tramo que va desde la esquina de Azcárraga hasta la trasera de la facultad de Psicología.

La segunda fase seguirá con parecidos trabajos en el tramo que se corresponde con la trasera de la Cocina Económica y la residencia y centro de formación de las religiosas de María Inmaculada. Por último, la limpieza de la muralla finalizará en la zona correspondiente a la residencia sacerdotal.

A lo largo de toda la muralla, los trabajos dirigidos por Fernández Molina eliminarán en primer lugar toda la vegetación, que en la actualidad conforma un auténtico jardín vegetal urbano, espontáneo y muy anárquico, pero con unas dimensiones considerables en algunos de sus puntos.

Al tratamiento para eliminar cualquier signo de vida vegetal entre los sillares medievales seguirá una recuperación de material y fijación de los elementos en buen estado y una fotogrametría del conjunto. Para la ejecución estos trabajos, a cargo de Esfer, están previstos seis meses y 600.000 euros.

El proyecto de recuperación de la muralla es, en realidad, y en los planes de José Ramón Fernández Molina, mucho más ambicioso que un simple trabajo de limpiar y adecentar. O incluso de incluir algún tipo de iluminación especial, como se llegó a anunciar en su día.

El arquitecto lleva años haciendo de la muralla medieval una de sus causas de batalla ciudadana, y a mayores, después de esta primera tarea de readecuación, está otro tipo rehabilitación. El objetivo final, que no se encuentra en los trabajos que se inician ahora, sería la recuperación del paso de ronda, haciendo transitable este tramo de muralla –una cuarta parte de toda la fortificación original– por su parte superior, de un extremo a otro de la calle Paraíso. Esos planes también incluirían, si la negociación con las distintas propiedades que limitan con la muralla llegara a buen puerto, toda una serie de acciones que se han llegado a esbozar en algunos planes especiales, como el famoso ascensor que desde la entrada de la fábrica de gas daría acceso a la calle San Vicente, o la recuperación de unos metros más de muralla en Azcárraga derribando edificaciones posteriores.

A Cuesta y Canteli también les preguntaron ayer por el Plan Especial del Antiguo, pero no hubo ningún anuncio. Cuando sea una realidad se anunciará y por ahora los siguientes pasos en el casco viejo serán, por este orden, la instalación de cámaras de vigilancia y otro nuevo contrato de limpieza de pintadas.

Compartir el artículo

stats